Venezuela: ¿Por qué ganó el chavismo?

por Pablo Siris Seade, desde Caracas, especial para El Popular

El pasado domingo 15 de octubre, luego de una intensa campaña electoral, se realizaron en Venezuela elecciones para gobernadores en los 23 estados del país. Con una participación de 61,14% nunca antes vista para elecciones de este tipo, las fuerzas chavistas obtuvieron el triunfo en 18 de esas entidades federales, logrando además el respaldo del 54% de los votantes.

Alí Rodríguez: Victoria electoral ratifica confianza del pueblo venezolano en el chavismo

“La victoria del pasado domingo en las elecciones regionales representa una ratificación de la confianza que el pueblo venezolano depositó en el chavismo y en la gestión de Nicolás Maduro”, aseguró Alí Rodríguez, embajador del Gobierno de Caracas en esta capital.

En un mensaje entregado a la prensa nacional presente en la legación de esa nación en Cuba, el Embajador significó la aparición de nuevos liderazgos jóvenes, junto a cuadros curtidos a lo largo de dos décadas de gobierno socialista en el poder, y que se reflejó en los resultados electorales.

Según el diplomático, el apoyo del 54 por ciento de los votantes en las regionales pone de relieve la identificación de la gran mayoría de los venezolanos con las transformaciones que comenzara el líder bolivariano Hugo Chávez y que continuó el Presidente Nicolás Maduro desde el año 2013.

Rodríguez sostuvo que el chavismo tiene frente a sí la tarea de profundizar los cambios ocurridos a lo largo de los últimos tres lustros y que pasa por continuar respondiendo a las demandas de los más humildes.

Pidió trabajar arduamente para derrotar las tentativas de las oligarquías de Venezuela, del continente, así como las fuerzas imperiales que continuarán intentando desbarrancar la Revolución bolivariana.

El embajador destacó la conciencia del pueblo venezolano, su unidad y la acertada conducción política, con la garantía de que el proceso avanza en la realización de los sueños de Simón Bolívar y Hugo Chávez.

Calificó de contundente la victoria del chavismo en 18 de las 23 gobernaciones de la nación, lo que según dijo, se proyecta en el gran reto que representa la elección presidencial a realizarse en 2018.

No son pocas las dificultades internas y externas que aún deben superarse, pero frente a ellas se levanta un pueblo y un liderazgo que ha sabido superarlas y avanza en la dirección trazada por Bolívar, Zamora y Hugo Chávez, concluyó Rodríguez.

De igual forma, Vivian Alvarado, Consejera de la Embajada de Venezuela en La Habana, dijo en declaraciones a la prensa estar muy satisfecha por los resultados de los comicios regionales que se desarrollaron el domingo último en esa nación sudamericana.

Alvarado destacó la nobleza del pueblo venezolano por sobreponerse a los años difíciles, incluido el asedio a la población y la guerra comunicacional y económica a nivel internacional, y al mismo tiempo afrontar las fuertes olas de violencia y acciones terroristas.

La consejera agradeció el mensaje de las autoridades cubanas, en especial la carta que enviara el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, al mandatario Nicolás Maduro.

Igualmente ponderó la solidaridad de los pueblos latinoamericanos y caribeños, de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América, Tratado de Comercio de los Pueblos, ALBA TCP, y de congratulación por la victoria.

El chavismo se alzó con 18 de las 23 gobernaciones del país con 54 por ciento de los votos contabilizados, en las elecciones regionales más concurridas de las últimas dos décadas, con el 61.14 por ciento de los más de 18 millones convocados a las urnas.

Maduro: “Ni la guerra económica ni la inflación harán que este pueblo se rinda”

 
Nicolás Maduro habla tras la contundente victoria de su partido en las elecciones regionales en Venezuela. Foto: Reuters.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo que los resultados de las elecciones regionales en el país constituyen un mensaje contundente para el gobierno de Estados Unidos y las fuerzas imperiales.

Durante una rueda de prensa con medios internacionales en el Palacio de Miraflores, en Caracas, el presidente abordó la victoria del chavismo en 17 de las 23 gobernaciones, algo que aun hoy cuestionan sectores opositores.

En otra parte de sus declaraciones señaló que el cambio de gobierno en Estados Unidos, marcado ahora por el extremismo, llevó a sectores de la oposición a retomar su agenda golpista.

El jefe de Estado denunció que la oposición tomó una actitud extremista tras la asunción de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, quien este año firmó sanciones económicas contra Venezuela.

Alertó que a su gobierno llegaron documentos de muy alto nivel desde Washington que tenía trazado “cuál era la hoja de ruta y cómo pensaban ellos cumplir el plan para traer una coalición de países, e intervenir militarmente Venezuela”.

A pesar de los ataques, Maduro señaló que en el chavismo ha surgido una conciencia producto de enfrentar con crudeza la verdad, de madurar la conciencia y los valores.

“Hoy hay nuevos valores en el país y no será la guerra económica ni una inflación inducida la que hará que este pueblo se rinda”, subrayó.

Ratificó su compromiso con el diálogo y mencionó que, a pesar de las acciones de calle emprendidas por la oposición, el Ejecutivo apostó por el diálogo como vía para dirimir diferencias.

Asimismo agregó que Henry Ramos Allup (Acción Democrática) y Henrique Capriles (gobernador de Miranda) quebraron el consenso alcanzado en torno a la participación de la oposición en la Asamblea Nacional Constituyente.

Al respecto de la ofensiva gubernamental contra la impunidad destacó el trabajo del fiscal general Tareck William Saab contra la corrupción, el cual, subrayó, tiene su total apoyo.

En otra parte de sus declaraciones destacó el triunfo en el estado Miranda de Héctor Rodríguez, postulado por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), el cual, aseguró, impactó a las corrientes aliadas a Henrique Capriles, quien perdió dos veces la presidencia de la República y promovió acciones insurreccionales con respaldo de agentes extranjeros.

Planteó que la propuesta de adelantar las elecciones regionales de gobernadores de diciembre a octubre fue consensuada con la oposición y propuesta a la Asamblea Nacional Constituyente.

En su exposición, Maduro denunció las restricciones en redes sociales durante la campaña electoral a los candidatos del Gran Polo Patriótico para la difusión de sus mensajes.

Los gobernadores populares nunca pudieron meter propaganda en las redes sociales. Eso, manifestó, es tiranía mediática imperialista en las redes sociales. El 70 por ciento de los espacios para las campañas eran de la oposición.

(Con información de ACN/ PL)

Tomado del Portal Cubadebate

 

El hombre de los ojos incerrables

Se cumplen 50 años del asesinato, por orden de la CIA, de Ernesto Guevara de la Serna en Bolivia. Este hombre que durante su vida utilizó varios nombres y apodos como Tete, Pelao, El Chancho, El Loco, Fuser, Chang-chó, Martín Fierro, Ramón Benítez Fernández, Tatú, Adolfo Mena González, Ramón, Fernando o Sacamuelas; es conocido y admirado mundialmente por el más corto de ellos: Che. Que incluso, en todas sus cartas y comunicaciones, el tildaba en la última letra: Ché.

Pretender abarcar, en su totalidad y complejidad, la personalidad del Che y su obra, es una tarea imposible. Al cumplirse medio siglo de su ejecución en EL POPULAR solamente intentamos rendirle homenaje, desde el compromiso y la identificación con sus ideas y su lucha, a través de varios de sus pensamientos expresados en textos e intervenciones, entre ellas el texto completo de su histórico discurso en el Paraninfo de la Universidad en 1961, con la versión que tres días después publicó EL POPULAR; reflexiones de escritores e intelectuales uruguayos, cubanos y latinoamericanos sobre su personalidad; la visión de Fidel Castro, Raúl Castro y Rodney Arismendi; algunas cartas que envió a su familia y particularmente a sus hijos, fotos históricas y familiares.

Una vida con la fuerza de un huracán

En sus 39 años de vida, el Che fue médico, revolucionario, comandante guerrillero, periodista, gobernante y hasta fotógrafo y poeta. En cada una de estas facetas dejó su impronta y su aporte.

Sin duda, en su participación en la Revolución Cubana, en sus aportes prácticos y teóricos a la construcción del socialismo y al desarrollo de la lucha por la independencia y la liberación de los países del Tercer Mundo, que pasa necesariamente por la unidad antiimperialista, es donde se percibe su magnitud.

Han sido varios los intentos de transformarlo en un fenómeno comercial, vaciado de contenido y por lo tanto de fuerza. También los de reducirlo a un mito sin presencia en la realidad actual.

La misma suerte han corrido los intentos de presentarlo como una especie de fanático violentista que sólo pensó en la guerra. Y no menos fracasados resultan los que lo muestran como un romántico idealista, honesto, pero fracasado y derrotado en todas sus empresas.

El Che, “el hombre de los ojos incerrables”, como lo definió Mario Benedetti en uno de sus poemas, no fue un mito, fue un hombre, con aciertos y errores, virtudes y defectos, pero un hombre que realizó un aporte fundamental a la lucha de los pueblos por su liberación y por la justicia social, por la revolución y el socialismo.

Un  hombre que lanzó ideas que hoy mantienen plena vigencia, como la necesidad de la unidad continental y la necesidad de luchar y no rendirse. Como la necesidad de construir una sociedad que supere las injusticias intrínsecas al capitalismo

Su demoledora crítica en Punta del Este al plan continental de EEUU, que con la Alianza para el Progreso buscaba frenar los cambios en América Latina, tiene directa relación y vigencia en las luchas políticas de hoy, que mataron el ALCA antes de nacer y que promueven la unidad latinoamericana contra las pretensiones hegemónicas de Washington. Incluso, con especial fuerza, en momentos en que enfrentamos, los y las revolucionarias, los y las militantes de izquierda, los y las militantes populares, los y las demócratas, de América Latina y el Mundo, la crisis orgánica del capitalismo, el ajuste global para que el costo de la crisis lo paguen los pueblos y la contraofensiva del imperialismo y las oligarquías para poner todos los recursos de la humanidad y del planeta al servicio del capital y abortar todos los procesos de cambios, de independencia y de emancipación social.

Su planteo de la necesidad de poner el acento en la transformación del hombre para poder hacer realidad los cambios y transformar la sociedad, sigue como un desafío de la actualidad en cada país donde se alumbran esos cambios y aún en los que se lucha por resistir.

Su aporte precursor a la solidaridad con la lucha de los pueblos africanos en Argelia y el Congo, si bien fracasada en esos años, fue el embrión de la contribución decisiva para la independencia de Angola, Namibia y la caída del apartheid décadas después.

Su insistencia en la necesidad de construir una alternativa al capitalismo y sobre la incapacidad de este para resolver los problemas de la humanidad, se muestra hoy como una tarea irrenunciable. Todos los esfuerzos por reducirlo a una imagen de mercado, al bronce de los monumentos o a las rémoras del pasado, han fracasado.

El Che sigue, más vivo que nunca, en cada lucha, en cada intento de organización en cada sueño por toda la geografía latinoamericana.

Muchos destacan que su imagen está en remeras, materas, películas y hasta en cajas de cigarrillos, pero interesadamente omiten decir, que también fundamentalmente, está presente en los gremios estudiantiles, en las organizaciones juveniles, en los partidos de izquierda, en los sindicatos y hasta en las comunidades indígenas y campesinas. Y también en las canciones, en los cuadros, en las obras de teatro, en cada manifestación cultural donde se expresa la rebeldía y el compromiso.

En cada lugar, donde alguien es capaz de “sentir como propia, cualquier injusticia que se haya cometido en cualquier lugar del mundo”.

Por eso escribimos sobre el Che, y por eso, los niños cubanos cada día cuando concurren a las escuelas que el Che ayudó a crear, dicen con renovada energía: “Pioneros por el comunismo, seremos como el Che”.

Apuntes sobre su vida

Ernesto Guevara de la Serna nació el 14 de junio de 1928 en Rosario, Argentina, dentro de una familia acomodada pero con ideas de izquierda. A los dos años de edad tiene su primer ataque de asma y la familia por recomendación médica, se traslada Alta Gracia, Córdoba.

La Guerra Civil Española es muy comentada en su casa, sus padres son partidarios sin reserva de los republicanos y participan en acciones de solidaridad. En 1937 y mientras estudia medicina en la Universidad de Buenos Aires, Ernesto Guevara conoce a una joven, Berta Gilda Infante, a la que llamara Tita. Ella es militante de la juventud comunista argentina. Con ella el joven Ernesto lee y discute los primeros textos marxistas que llegan a sus manos. Paralelamente, y a pesar del asma, juega al rugby y al fútbol.

En enero de 1950, hace su primer viaje largo. Recorre las provincias del norte de Argentina en una bicicleta que equipó con un motor. Cerca de Córdoba visita a su amigo Alberto Granados que trabaja en el dispensario del centro de leprosos. Durante el viaje se enamora de Chichina Ferreira, una joven de una familia acomodada de Córdoba.

América en moto

En enero de 1952, parte en su primer viaje por América Latina, con Granados, en una vieja moto marca Norton.

En ese viaje inaugura una costumbre que lo acompañaría toda su vida, registrar sus vivencias y pensamientos en prolijos diarios.

El 24 de marzo llegan a Tacna en Perú. Luego de hacer referencia a la pobreza en la región cita en sus notas las palabras de José Martí: “Yo quiero unir mi destino al de los pobres del mundo”.

El 1° de mayo llegan a Lima. En la capital peruana conoce al doctor Hugo Pesce, director del programa nacional de lepra y un destacado militante comunista, con importantes conocimientos de marxismo. Ernesto pasa varias noches conversando con Pesce de medicina, pero fundamentalmente de política. Muchos años después, ya en Cuba, reconocería que estas conversaciones, unidas al conocimiento directo de las condiciones de vida y lucha de los mineros y los trabajadores chilenos y peruanos implicarían un cambio decisivo en su forma de ver la vida.

El 17 de mayo parte hacia el leprosario de San Pablo, en la Amazonia peruana. Luego de trabajar con los leprosos por varias semanas parte hacia Colombia. Dos meses después llega a Venezuela. Allí decide volver a Argentina y terminar la carrera de medicina.  Viaja en un avión de carga vía Miami donde queda demorado por un mes. Para poder mantenerse trabaja como lavacopas. Es arrestado por la policía.

Regresa a Buenos Aires el 31 de agosto. Esa peripecia del joven Ernesto Guevara, que el mismo reconoce como importante para forjar su personalidad, fue llevada al cine en base al diario que escribió, en la película que precisamente se llama: “Diarios de motocicleta”.

El segundo viaje: Guatemala y México

En 1953, Ernesto cumple con su objetivo y se gradúa como médico en la Universidad de Buenos Aires. Es convocado a hacer el servicio militar obligatorio, pero el asma lo salva, los militares argentinos lo consideran no apto.

El viaje emprendido con Granados, lo ha cambiado y le comunica a sus padres la decisión de salir de nuevo a recorrer América. Esta vez lo acompaña otro amigo, Carlos Ferrer, y el primer destino es Bolivia. Allí se interioriza de la lucha de los mineros y los campesinos, pero Ernesto ha escuchado de la revolución guatemalteca y del gobierno de Jacobo Arbenz y decide viajar hasta allí. En el camino pasa por Costa Rica y ve directamente la explotación de la “United Fruit”, la multinacional bananera de EEUU. En una carta a su tía Beatriz escribe: “En los Pasos recorrí los vastos dominios de United Fruit. Una vez más pude convencerme de lo criminal que los pulpos capitalistas son. Sobre una foto de nuestro viejo y lastimero compadre Stalin, juré no descansar hasta que estos pulpos capitalistas sean destruidos. En Guatemala quiero perfeccionarme para ser un auténtico revolucionario”.

Ernesto llega a fines de diciembre a Guatemala, su cambio es pronunciado y lo que adelantaba desde Costa Rica, se reafirma. En una carta a su madre escribe: “Finalmente he alcanzado mi meta… si todo va bien, creo que me quedaré por aquí por unos dos años”.

En Guatemala, Ernesto empieza a frecuentar a los militantes comunistas del Partido Guatemalteco del Trabajo. También conoce al revolucionario cubano Ñico López. Ernesto frecuenta círculos universitarios y obreros y se identifica con el proceso que encabeza Arbenz. Para en uno de los bares más tradicionales del centro histórico de Guatemala, El Granada, donde hoy una chapa recuerda la mesa donde se sentaba.

Conoce a la exiliada peruana Hilda Gadea, quien sería su primera esposa. En junio de 1954, Ernesto es testigo de las agresiones norteamericanas contra Arbenz. Ernesto participa de la lucha contra el golpe de estado orquestado por EEUU. Junto con militantes estudiantiles toma parte en el transporte de armas y ayuda a proteger a líderes revolucionarios. El 20 de junio escribe a su madre: “Me he ofrecido como voluntario para los servicios de ayuda médica y me he alistado en la brigada juvenil para recibir instrucción militar e ir a la lucha en caso de que sea necesario”.

El 26 de junio, Arbenz renuncia. Ernesto no entiende por qué no dio la pelea y escribe con pesadumbre: “En Guatemala era necesario luchar, pero casi nadie luchó. La resistencia debió ser implementada pero casi nadie quiso hacerlo”.

Ernesto, junto a miles de personas, parte al exilio en México donde permanecerá por casi dos años, allí se casa con Hilda Gadea y tienen su primera hija.

En junio de 1955, Ernesto conoce a Raúl Castro con quien comienza una amistad que seguirá hasta su muerte. Raúl le cuenta del asalto al Moncada y también de los planes para iniciar la lucha contra la dictadura de Fulgencio Batista en Cuba. El 8 de julio, Fidel Castro llega a México y se lo presentan.

Ernesto dijo sobre su primer encuentro: “Lo conocí durante una de las frías noches de México y recuerdo que nuestra primera conversación fue sobre política internacional. Esa misma noche, cerca de la mañana, me convertí en uno de los futuros participantes de la expedición con el Granma”. Fidel dio a su vez la impresión de este primer encuentro: “Él sabía mucho sobre el marxismo-leninismo, demostró tener un pensamiento propio. Cuando nos conocimos el Che era ya un revolucionario”.

Ernesto es alistado como el médico de la expedición y participa en entrenamientos militares preparatorios. En junio de 1956, la policía mexicana detiene a la mayoría del grupo, incluido Ernesto. El ex presidente mexicano Lázaro Cárdenas interviene para defender a los revolucionarios cubanos. A fines de julio, los últimos, entre ellos Guevara, son liberados.

El Granma, la Sierra Maestra, la Revolución

Los preparativos para el viaje a Cuba continúan en la clandestinidad y el 25 de noviembre partes 82 expedicionarios en el yate Granma. El 2 de diciembre llegan a Cuba y en el desembarco están al borde del desastre. El 5 de diciembre en Alegría del Pío una parte del grupo, entre ellos el Che, fue emboscado por tropas de Batista. Siguiendo con su costumbre, registra todos  los acontecimientos en un diario que luego publicaría en la revista “Verde Olivo” y luego todos agrupados en “Pasajes de la Guerra Revolucionaria”. Sobre este momento difícil dice: “Fui herido en el cuello, sobreviví solo gracias a mi suerte de gato, una caja de municiones que cargaba cerca de mi pecho detuvo una ráfaga de ametralladora y desvió una bala hacia mi cuello”.

En este combate es que el Che hace, según sus relatos, su opción definitiva, obligado a optar entre una mochila con medicinas y una con balas, opta por esta última.

El 17 de enero de 1957, la guerrilla hasta ese momento hostigada por las tropas de Batista y con rumores de extinción, protagoniza la primera victoria en La Plata. El Che participa en tareas de alfabetización y de organización política y se destaca en combate, en particular en el duro enfrentamiento de El Uvero.

El 21 de julio, Fidel nombró al Che comandante. Fidel estaba dictando una comunicación para el movimiento clandestino y cuando llega al nombre del Che, le preguntan: ¿Qué ponemos?;  “Ponga comandante”, fue la respuesta. El nombramiento fue confirmado con un reloj de regalo, que dos años después entregaría a su padre.

El Che es designado jefe de la “Columna 4”, que en realidad era la segunda y la primera en desprenderse de la comandancia general en la Sierra Maestra. En su diario el Che cuenta cómo se sintió: “En una forma realmente informal fui nombrado comandante de la segunda columna de la guerrilla. La dosis de vanidad que está en todos nosotros me hizo sentir el hombre más orgulloso del mundo ese día”.

El 21 de agosto de 1958, Fidel escribió: “La misión de conducir una brigada desde la Sierra Maestra a la provincia de Las Villas y operar allí de acuerdo al plan estratégico del ejército rebelde, es asignado al comandante Ernesto Che Guevara. (…)  Es además nombrado como líder de todas las unidades del M-26 de Julio que operan en esa provincia, en las ciudades y en el campo. (…) La octava brigada tiene como objetivo estratégico atacar al enemigo en forma continua en el centro de Cuba e interceptar los movimientos de las tropas hostiles en tierra de oeste a este hasta que estas queden completamente debilitadas”.

El Che instala su comandancia en las sierras del Escambray y allí conoce y se enamora de la guerrillera Aleida March, que será su segunda esposa y con quien tendrá cuatro hijos: Aleida, Camilo, Celia y Ernesto.

El 27 de diciembre libra la batalla de Santa Clara y derrota a las tropas de Batista, especialmente un tren blindado que llevaba refuerzos para intentar frenar a la guerrilla.

Gobernante y estadista

El 1 de enero de 1959 el triunfo revolucionario es completo. Batista huye y el Che y Camilo Cienfuegos entran en La Habana, el Che establece la comandancia militar en la fortaleza de El Morro.

El 9 de febrero, el Che recibe la ciudadanía cubana por nacimiento, por sus méritos en combate.

En el periodo se realizan los juicios a los funcionarios de la dictadura de Batista en “Tribunales revolucionarios”, acusados de asesinatos y torturas, algunos son fusilados.

De julio a agosto viaja como cabeza de la delegación oficial a los Emiratos Árabes Unidos y Egipto, donde conoce a Nasser. El viaje sigue a India, Tailandia, Japón, Indonesia y Pakistán. El regreso es vía Europa oriental y Occidental para terminar en Marruecos. A su regreso, el Che declara que está sorprendido por la simpatía que la revolución cubana había despertado alrededor del mundo.

El 23 de noviembre introduce el primer “Día del trabajo voluntario” en Cuba. Junto a sus funciones de comandante del Ejército Rebelde, máximo grado militar entonces, al Che se le asignaron responsabilidades en el aparato económico del Estado. Primero fue jefe del Departamento de Industrialización del Instituto Nacional de Reforma Agraria, después presidente del Banco Nacional y, finalmente, ministro de Industrias.

El Che, durante este periodo, trabaja en temas relacionados con la construcción del socialismo, pone especial atención en el trabajo de la conciencia revolucionaria, en el cambio del hombre y considera al hombre como el eje central de la transformación revolucionaria. Allí establece su concepto de la necesidad de construir “el hombre nuevo”.

En el plano económico, se pronuncia por la planificación económica, por la prioridad de los estímulos morales por sobre los estímulos materiales, que considera resabios del capitalismo. También polemiza sobre la necesidad de aumentar la productividad y poner el acento en el control de los costos de las nuevas empresas.

Apoya decididamente la creación de cooperativas en el campo para emprender la reforma agraria. Establece la importancia económica y formativa de las jornadas de trabajo voluntario y lo hace con su ejemplo.

El 4 de marzo de 1960 acude al lugar donde estalló el barco francés La Coubre. Al día siguiente, durante la despedida de duelo de las víctimas del sabotaje, su imagen queda plasmada en una memorable foto, tomada por Peter Korda, y que se transformaría en una de las más reproducidas de la historia.

A fines de 1960, Estados Unidos establece un completo embargo comercial contra Cuba. El Che encabeza una delegación oficial cubana que recorre los países socialistas. Viaja por la Unión Soviética y Europa del Este, China y Corea del Norte. A comienzos de 1961, EEUU corta todas las relaciones diplomáticas con Cuba.

Su compromiso con la Revolución Cubana se profundiza, pero su atención hacia América Latina y el resto del mundo, en particular del Tercer Mundo, es creciente. Publica su libro “Guerra de Guerrillas”, donde desarrolla elementos tácticos y estratégicos, y recoge experiencias históricas, particularmente las del jefe militar vietnamita Võ Nguyên Giáp. También plantea el papel de la guerrilla como parte de la estrategia revolucionaria general.

Sin embargo, el Che nunca subestimó el papel de la participación masiva del pueblo en el proceso revolucionario y lo destaca especialmente en “Pasajes de la Guerra Revolucionaria” y en múltiples ensayos, discursos y artículos.

Se identifica con el marxismo leninismo, se define comunista. Participa de la fundación de la Juventud Comunista de Cuba y en el discurso del acto establece las características de un joven comunista, prologa y escribe un folleto sobre el partido marxista leninista, sobre la validez del marxismo y critica cualquier interpretación “congelada” del mismo, incluida la pretensión de reducir una visión del arte al “realismo socialista”, destaca el papel de la Revolución de Octubre y un 7 de noviembre en Moscú, dice en una entrevista concedida a El Popular en 1964: “El 7 de noviembre es una fecha tan grande, repetida ya 47 veces, que es poco lo que se puede decir sobre ella. Lo único: desear que pronto quede muy chiquito el mausoleo para albergar a los jefes de misiones de países socialistas que vengan a presenciar el desfile y que en el desfile no hay cohetes. Que no sean necesarios, es decir, que desaparezca el imperialismo”.

El Che, en otra de las facetas de su enorme personalidad, tuvo especial preocupación por la lucha de ideas y fue escritor y periodista. En la Sierra Maestra participó del esfuerzo central por informar a la población la verdad sobre la lucha de liberación con “Radio Rebelde”. Luego colaboró asiduamente con la revista de las Fuerzas Armadas Revolucionarias, “Verde Olivo”. Con el diario “Revolución” y con los sucesivos diarios que surgieron al calor de la revolución cubana. Promotor y fundador de Prensa Latina, agencia de noticias alternativa a las grandes corporaciones informativas imperialistas. Fue un fantástico cronista, sus diarios, “Pasajes de la Guerra Revolucionaria” y el más conocido “Diario de Bolivia”, son dos maravillosos ejemplos. Escribió cientos de artículos sobre economía, ideología, teoría y práctica revolucionaria. Sus obras escogidas tienen 9 tomos y últimamente se agregaron los cuatro libros sobre el Congo, sobre los materiales de poesía y literatura que llevó para leer, apuntes críticos sobre Economía y apuntes críticos sobre Filosofía.

El 17 de abril de 1961 participa en la movilización de defensa de la revolución ante la invasión promovida por EEUU en Bahía de Cochinos. Una fuerza de 1.500 agentes de la CIA y mercenarios atacan Cuba apoyados por la marina y la fuerza aérea de EEUU. Pretenden tomar una cabeza de playa en “Playa Girón”. En apenas 72 horas resultan completamente derrotados por el pueblo cubano. El Che destaca la importancia clave de la participación popular en las tareas de defensa de la revolución.

Ese año viene a Uruguay, participa de la conferencia de Punta del Este, donde cuestiona la Alianza para el Progreso, propuesta por EEUU. También realiza un discurso en el Paraninfo de la Universidad, donde destaca la necesidad de aprovechar todos loes espacios legales para la lucha. A la salida del acto, un comando fascista que intentaba asesinarlo, mata al docente uruguayo y militante comunista Arbelio Ramírez, su muerte golpea especialmente al Che. Durante ese viaje visita Argentina y Brasil y se reúne con sus presidentes.

En 1962 participa como miembro de la dirección revolucionaria, en la preparación, negociación y desenlace de la “Crisis de los Misiles”. Al igual que Fidel, discrepa con Nikita Jruschov de acordar con EEUU sin consultar a Cuba.

América Latina y África

Entre 1963 y 1964, el Che plantea insistentemente a la dirección cubana, y en particular a Fidel y Raúl Castro, su decisión de partir para iniciar la lucha en América Latina. Su idea central era dar la lucha en Argentina. Se conforma la primera guerrilla de izquierda en Argentina, el Ejército Guerrillero del Pueblo (EGP). Lo dirigían el periodista y amigo del Che, Jorge Ricardo Massetti, y Oscar Altamira Guzmán. Comienzan los combates en la zona de Tucumán. El grupo guerrillero de unos 30 miembros, la mayoría argentinos y algunos cubanos, que Massetti dirigía como “Comandante Segundo” fue cercado y derrotado por la Gendarmería Nacional en abril de 1965. Massetti y Altamira aún hoy continúan desaparecidos.

Según testimonios de Fidel Castro, esta experiencia golpeó mucho al Che. Lo habían convencido de la necesidad de que otros cuadros comenzaran la lucha y crearan las condiciones para su llegada. La muerte de Massetti lo decide a reformular su plan y buscar instalar un foco guerrillero en Los Andes, que sirviera como “escuela guerrillera” y como referente revolucionario continental. Fidel convencido de los peligros de la empresa, lo convence de ir primero a África, mientras se preparan las condiciones para su viaje.

Antes, preside la delegación cubana ante la Asamblea General de la ONU y allí cuestiona al imperialismo y defiende el derecho a la independencia y a la libre determinación de los países del Tercer Mundo.

En febrero de 1965, en Argelia, el Che realiza un discurso donde cuestiona a la Unión Soviética y a los países socialistas “desarrollados” por lo que entiende “falta de compromiso” con la lucha de los países del Tercer Mundo.

En marzo de 1965 escribe la carta de despedida a Fidel Castro y un mes después sale con una identidad secreta rumbo a África, y en el Congo junto a un contingente de cubanos comienza la ayuda a las luchas por la independencia. La experiencia en el Congo fracasa pero en el inicio de la contribución cubana que culminaría décadas después, ya sin su presencia, con la independencia de Angola, Namibia, Cabo Verde, Sao Tome, Mozambique y un golpe demoledor al régimen racista de Sudáfrica.

La ausencia del Che de la escena pública desata rumores de discrepancias con Fidel y de que habría sido ejecutado. Para preservar su seguridad Cuba no responde a las calumnias.

En octubre, en la constitución del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Fidel lee la carta en la que el Che renuncia a todos sus cargos y a la nacionalidad cubana.

Bolivia

En julio de 1966, el Che viaja en el mayor secreto a La Habana donde junto a Fidel y Raúl prepara su viaje a Bolivia. En octubre, ya disfrazado y transformado en el empresario Adolfo Mena González, con lentes y sin pelo, ve por última vez a sus hijos.

Con un pasaporte falso uruguayo y con esa falsa identidad viaja a Bolivia, previo paso por nuestro país donde recibe la cobertura del Partido Comunista de Uruguay, y el 7 de noviembre se incorpora a la guerrilla integrada por 29 bolivianos 16 cubanos y 3 peruanos.

El plan era prepararse en secreto y recibir cuadros de distintos países latinoamericanos que se entrenarían allí. Se preparan militantes uruguayos (se alistó un grupo de voluntarios del PCU y la UJC), chilenos y argentinos, pero nunca llegan a integrarse, la guerrilla es detectada antes de lo previsto y perseguida ferozmente por tropas bolivianas y de la CIA, con gran apoyo de EEUU.

La caída de Ciro Bustos y Regis Debray, las declaraciones de estos y de algunos campesinos terminan por confirmar que el comandante “Ramón”, es en realidad el Che.

Diferencias con el Partido Comunista de Bolivia, en particular con su dirigente Monje, debilitan a la guerrilla.

En 1967, luego de varios combates, los primeros victoriosos, la guerrilla sufre bajas importantes y el ejército boliviano con ayuda de EEUU logra aislarlos.

El 7 de octubre en la Quebrada del Yuro, en la zona de Ñancahuazu, el Che es herido en combate y capturado junto a dos camaradas. Son trasladados hasta el poblado de La Higuera, donde el Che es encerrado en una escuela, torturado y ejecutado.

Quien lo ejecuta es el soldado Mario Terán, el Che ante sus dudas le dice: “Apunte bien, va a matar a un hombre”. Muere por una ráfaga de ametralladora.

La operación fue dirigida especialmente por oficiales de la CIA que llegaron en helicóptero.

Aunque la prensa internacional ofreció 125.000 dólares por el diario del Che en Bolivia, los revolucionarios bolivianos se aseguraron que este llegara a Cuba ese mismo año haciendo fallar el plan de la CIA para hacer propaganda anticomunista con copias adulteradas o falsas de las palabras del Che.

El 1 de julio de 1968 el diario es publicado en Cuba.

El 28 de junio de 1997 un grupo de expertos cubanos y argentinos descubre una fosa común en Vallegrande con los restos del Che y de otros 6 guerrilleros.

El 12 de julio de 1997 su cuerpo es recibido en el aeropuerto de San Antonio de los Baños por su familia y compañeros. Su hija Aleida hace un emotivo discurso en nombre de los familiares de los guerrilleros caídos en Bolivia. Los restos del Che descansan en un mausoleo en la Plaza Ernesto Che Guevara en Santa Clara.

(*) Este material tiene como base un artículo publicado con el mismo título en un suplemento especial de homenaje a los 40 años del asesinato de Ernesto Guevara en La República, en el año 2007. Está actualizado y ampliado, tiene como fuentes: “Las Obras Escogidas del Che”, editadas por la editorial Ciencias Sociales de Cuba; el folleto “La Juventud sobre el Che”, editado por la UJC en 1985; Cubadebate y Granma.

 

Por G.M

  • Publicado en Cultura

Venezuela: el anhelado diálogo se queda sin interlocutores

por Pablo Siris Seade, consejero de la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en Uruguay

Hace una semana atrás la esperanza cundía en Venezuela: no había incidentes violentos, se había reiniciado un diálogo entre el Gobierno y la oposición, comenzó la cotización del petróleo en yuanes -lo que permite en parte romper la dependencia del dólar y la terrible especulación financiera que lleva asociada-, estaba a punto de lanzarse la campaña electoral para las próximas elecciones de gobernadores que se realizarán el 15 de octubre y las familias preparaban el nuevo año lectivo 2017-2018 (en Venezuela las clases inician en septiembre y culminan en julio del año siguiente) con total normalidad.

MASIVA MARCHA EN CONTRA DE LA CORRUPCIÓN EN GUATEMALA

Multitudinaria y combativa marcha en contra de la corrupción y del actual gobierno en Guatemala. Miles de manifestantes salieron a las calles la semana pasada cuando se anunció el escándalo de corrupción aduanera que implica a la vicepresidenta del país.

Trump dice en ONU que continuará bloqueo contra Cuba

El presidente Donald Trump reiteró este martes que no se levantará el bloqueo impuesto por Estados Unidos contra Cuba por más de 55 años si la nación caribeña no cumple reformas exigidas por Washington, pese al abrumador rechazo que esa política recibe cada año en el seno de la Asamblea General.

No aclares que oscurece

A medida que avanza la investigación sobre la desaparición del joven Santiago Maldonado en la provincia sureña de Chubut, más se compromete el gobierno del presidente argentino, Mauricio Macri, en contradicciones y una serie de operaciones de encubrimiento que se agravó en las últimas horas con la insólita declaración del juez a cargo de la causa, Guido Otranto, a 46 días de la desaparición forzada, sobre la hipótesis de que la víctima podría haberse “ahogado”.

El costo de negar la desaparición de Santiago Maldonado

Ante una denuncia de la Liga por los Derechos del Hombre y el Instituto Sampay, el fiscal Federico Delgado resolvió investigar a funcionarios del Gobierno y la Gendarmería. Pidió que el Ejecutivo informe las medidas que tomó para encontrar al joven.

Por Irina Hauser