Persecución policial contra una brigada de propaganda del PCU en Minas

Una brigada de tres compañeros del PCU y la UJC, que estaban realizando una pintada en Minas, fue abordada por diez policías que les impidieron pintar, los ficharon y posteriormente pasaron los antecedentes a la justicia, incluyendo como responsable al edil departamental de la 1001, Julián Mazzoni.

Los hechos ocurrieron el miércoles 12 de abril en pleno centro de la capital de Lavalleja. Ya fueron denunciados al diputado del Frente Amplio por el departamento, Javier Umpierrez y al diputado de la 1001, Gerardo Núñez. El PCU expresó su respaldo con los militantes, denunció la actitud de prepotencia policial atentatoria contra la libertad de expresión y realizará, hoy viernes, una conferencia de prensa en Minas, con la presencia de Eduardo Lorier y Carlos Tutzó, secretario general y de organización del PCU.

EL POPULAR dialogó con Julán Mazzoni, edil departamental de la 1001 en Lavalleja, y dirigente departamental del PCU.

-¿Cómo se sucedieron los hechos que culminaron con el fichaje por la Policía de tres compañeros que estaban de pintada en Minas y también con tu fichaje?

El miércoles 12 de abril tres compañeros salieron de pintada en Minas. Los compañeros estaban pintando un muro en una casa abandonada que está en el centro de la ciudad y que diferentes organizaciones, sociales y políticas, utilizan para hacer sus actividades de propaganda. Es en ese momento que llega una cantidad muy importante de policías, dos en moto y dos patrulleros con cuatro efectivos cada uno, es decir 10 policías. Les plantean que no pueden seguir pintando. Los compañeros son militantes, saben las cosas que pueden pasar, pero el despliegue realmente fue desproporcionado.

Los compañeros preguntaron si había alguna denuncia, los efectivos policiales les dijeron que no, pero que no podían pintar ahí.

Les pidieron documentos, les tomaron todos los datos y además les preguntaron quién era el que los mandaba a hacer esa tarea. Los compañeros explicaron que el PCU y la UJC no funcionan así, que ellos estaban pintando porque eran militantes y así se había resuelto colectivamente.

Los policías insistieron en quién era el representante comunista y los compañeros dijeron que el edil departamental era yo, si es que eso preguntaban, y esa pregunta, lleva a que la Policía también me convoque a mí. Esta convocatoria es posterior a los hechos porque cuando ocurrieron yo no estaba en Minas.

-¿Los compañeros fueron detenidos?

Los compañeros no fueron detenidos. Los compañeros se retiraron del lugar. Hablamos telefónicamente y yo les dije que tratáramos de no tener un enfrentamiento con la Policía y que íbamos a resolver esta injusticia, porque claramente es una injusticia y un atropello, como corresponde. Porque había algunos compañeros que querían pintar igual porque consideraban, con razón, que tenían derecho a hacerlo. En esas conversaciones telefónicas vimos que lo mejor era no agregar más elementos de confrontación a la situación.

Fichaje y pasaje a la justicia

-¿Qué ocurrió cuando fuiste citado a declarar?

Cuando volví a la ciudad me comuniqué con un policía comunitario que era quién había recibido la tarea de citarme. Concurrí a la Seccional 1° de Policía de Minas y allí hablé con el Comisario. Las preguntas estaban dirigidas a definir si yo era el responsable de la acción propagandística. Yo volví a explicar lo mismo que habían explicado los compañeros: todos somos responsables de las actividades que hace el Partido, en el Partido nadie manda. Pero parecería que la Policía no puede entender eso, que piensan que hay un jefe que manda lo que los otros hacen. Yo por supuesto me responsabilicé políticamente de la pintada, pero les aclaré que no había una organización vertical donde uno resolviera y los demás tuvieran que hacer.

Allí me hicieron un acta y me comunicó el comisario que iban a pasar todos los antecedentes a la justicia.

El Comisario habló de daño a la propiedad privada y de eso no hubo nada. Los compañeros estaban pintando un muro de una finca abandonada y en la que, desde hace mucho tiempo, las diferentes organizaciones sociales y políticas pintan sus planteos y reivindicaciones.

Inmediatamente de salir de la Comisaría me comuniqué con el diputado del Frente Amplio por el departamento, Javier Umpierrez y con el diputado de la 1001, Gerardo Núñez, para informarlos de la situación y para que se contactaran con el Ministerio del Interior, porque es una situación insólita.

El Jefe de Policía informó al Ministerio del Interior que la denuncia fue enviada al juez letrado departamental y este consideró que era un tema de faltas y lo trasladó al juez de paz. El juez de paz solicitó un informe a la Policía Técnica y en eso estamos.

Le dije al Comisario, está en mi declaración, que nosotros sentimos que se nos ha coartado totalmente nuestra libertad de expresión. Es una actividad que la hacemos en todos lados, la hemos hecho siempre, y en los últimos años nunca habíamos tenido problemas.

Respaldo del PCU y conferencia de prensa

.¿Qué pasos tienen previstos dar?

El Ejecutivo Nacional del PCU se comunicó con nosotros, el día viernes (por hoy) van a venir a Minas el secretario general del PCU, Eduardo Lorier y el secretario de Organización, Carlos Tutzó. Nos han transmitido toda la solidaridad y el respaldo. El viernes cuando vengan vamos a hacer una conferencia de prensa denunciando la situación.

Hay una sensación de asombro por la actitud que ha tomado la Policía de Minas ante una pintada política. Esperemos que esto se aclare y que la justicia decida a favor de la libertad de expresión.