Lechería: Cuestión de Estado

La posición de los trabajadores en un sector estratégico para la economía del país

Mariana Arias

Ante la difícil situación que enfrentan los trabajadores y pequeños y medianos productores de la industria láctea, por el cierre y las dificultades en varias plantas, EL POPULAR dialogó con Heber Figuerola, dirigente de la Federación de Trabajadores de la Industria Láctea, FTIL.

-De un tiempo a esta parte el sector lácteo ha venido sufriendo el cierre de varias empresas, y han pasado por varios conflictos ¿a qué se debe esto?

Nosotros sufrimos el cierre de ECOLAT y de KREIVER, en virtud del accionar de las empresas trasnacionales. Entendemos que debería haber otro compromiso por parte de las empresas multinacionales que desembarcan en nuestro país, que no sea una cuestión de que lleguen, se apropien de nuestra riqueza, nuestros recursos naturales y nuestra materia prima y dejen el tendal de cientos de trabajadores y todo lo que implica a la sociedad. Esto fue lo que sucedió, tanto de Nueva Helvecia como en San José. Durante el 2015 y 2016, hubo una coyuntura bastante complicada, con una situación compleja en los Consejos de Salarios, y ahí fue que, desde la Federación, sin dejar de lado las reivindicaciones de los trabajadores, estuvimos analizando la situación en forma general. Desde la Federación se actúa muy responsablemente para no dejar sin el producto de primera necesidad a la población, también en ese análisis general se tenía en cuenta la situación de los pequeños y medianos productores y los trabajadores en general. En el día de hoy, hay una situación interna en cuanto a lo que es la baja remisión de leche, el endeudamiento de los productores y algunas cuestiones más que se dan debido a las transformaciones que se están haciendo por parte de las empresas, y las malas gestiones de las mismas. Estamos en una situación difícil donde actúan un conjunto de componentes que hace a que, lamentablemente, todo lo paguen los trabajadores y los pequeños y medianos productores. Por ejemplo, en el caso de ECOLEME, se arrastra una mala administración, que ya se había denunciado por parte de los trabajadores, y que implicó un endeudamiento que cierra las puertas de las instituciones y de los bancos, y que naturalmente implica un quiebre, y eso hace que la elaboración de algunos productos, como es el caso de los quesos, se deje en suspenso y se dediquen solamente al recibo, distribución de leche y todo el proceso de leche. En lo que se refiere a LACTALIS, es otra situación diferente, donde una trasnacional viene a especular con el precio del productor, siguiendo la ecuación de ellos que es en función de las ganancias. Esa es otra cuestión que nos preocupa, siempre pasa en las trasnacionales y es un común denominador y la empresa LACTALIS es la primera empresa láctea mundial, entonces obviamente no estamos hablando de una empresa que tenga dificultades. Es este conjunto de situaciones que hacen que estemos preocupados por esta coyuntura, pero también estamos trabajando sobre las perspectivas de la industria láctea.

-¿Cómo se han resuelto estos conflictos?

En estos casos se instalaron mesas de negociación y se llegaron a acuerdos transitorios. Por ejemplo, seguro de paro parciales, que implica trabajar 6 horas y que 2 horas se haga cargo el BPS y se logró minimizar el impacto, sin embargo, también hay trabajadores que optan por el despido incentivado. Desde la Federación vamos por los puestos de trabajo, se está trabajando en la figura del seguro de paro parcial, que nos da una suerte de respiro para ver de aquí a 4, 6 meses cuál es la perspectiva, pero siempre está la incertidumbre de que es lo que va a pasar con la empresa. Y si sumas todos esos componentes, hay un riesgo importante en cuanto lo que es la vida del pequeño y mediano productor y cómo hacemos para revertir esa situación. Porque también tenemos otra situación que es de los grupos de productores extranjeros que se han instalado aquí, hay un riesgo de que eso sea una aspiradora y un puente para exportar leche sin procesar, más allá de que está establecido que no se puede exportar leche sin procesar, pero si pasteurizada, pero de todas maneras presenta un riesgo para la vida del pequeño productor. Todo ese escenario es bastante complejo, la Federación viene trabajando en ese sentido y en la perspectiva, fundamentalmente, del compromiso de todos los actores de la cadena láctea.

-Desde la Federación, como decís, se viene trabajando en perspectiva al desarrollo del sector lácteo ¿Cuáles son los planteos principales que se realizan? ¿Manejan algún plan de acción?

Hubo un gran debate del Foro Lácteo a fines del 2016 donde nos juntamos todos los actores de la cadena láctea, los trabajadores, los productores, los industriales, el propio gobierno, que llegó a determinadas conclusiones, sobre cómo se inserta mejor internacionalmente y regionalmente la industria láctea, el trabajo y empleo, la formación profesional, y la tecnología. El otro eje es el marco regulatorio de las empresas trasnacionales, los aspectos jurídicos, y políticos, pero fundamentalmente cual es el freno que se le debe poner a las trasnacionales, porque no puede ser que usen las facilidades de 5 años que les da la ley de promoción de inversiones y después se vayan. Se ha instalado la Mesa Láctea, la comisión sectorial, donde participan los trabajadores, los productores, los propios ministerios, y si bien la mesa se instaló a instancia del Ministerio de Trabajo cuando se dio la situación de ECOLAT, se reunió tres veces y después desapareció. En los consejos de salario en uno de los puntos pusimos que se reinstalara esa mesa, como forma de buscar mecanismos para que no se sigan desplazando los trabajadores y los productores. Hubo recientemente una reunión en la Mesa Sectorial y notamos la ausencia del Ministerio de Economía; es impensable impulsar un modelo de desarrollo, trabajar en perspectiva lo que es la lechería cuando no hay un compromiso desde el punto de vista económico. En ese sentido, remarcamos muy fuerte la ausencia del Ministerio de Economía, porque acá lo que está en discusión es el modelo de país que queremos, si uno inclusivo, con participación, o uno regresivo donde vengan todas las multinacionales. Nos preocupa que hoy la lechería no esté en los primeros lugares de la agenda del gobierno, porque entendemos que es un sector estratégico, que genera mano de obra, genera valor agregado, a lo que es el desarrollo del país. Estamos trabajando, en el marco del acuerdo con la UdelarR,  lo que es la marca país, es decir en cómo se inserta internacionalmente la industria láctea y ver cuáles son los mejores nichos a nivel externo para colocarse, para eso hay que trabajar en base a las cuestiones que hacen a la calidad del producto. En el marco de la CSIC, estamos trabajando, confeccionando un proyecto de investigación de la industria láctea, enmarcada en la marca país, ya que hoy lidera fundamentalmente una empresa a nivel nacional, cómo se puede amalgamar, con las diferentes cooperativas de industria nacional, porque lo principal de todo esto es la defensa del carácter cooperativo. El plan de acción más inmediato, es una campaña de sensibilización desde el punto de vista departamental, desde las intendencias, tenemos reuniones con la Comisión de Legislación Laboral, y con la Comisión de Ganadería, Agricultura y Pesca, en el Parlamento, la reinstalación de la mesa láctea. El día 6 vamos a realizar un paro nacional, que implica dos horas por turno, y ahí se le va a trasladar mediante informe a los trabajadores en que estamos, preparando la asamblea general que va a realizarse el 24 de abril donde vamos a definir qué pasos seguir.