Trabajadores exigen cambios profundos en gestión a cargo de Petrobras

Ocupación de MontevideoGas: la continuidad del servicio público de gas natural en duda

Fabricio Mato

Un volante difundido por los trabajadores del gas natural el pasado lunes 20, en el marco de la ocupación que llevaron a cabo, está encabezado por la siguiente pregunta: ¿usted cambiaría una casa propia por alquilar un apartamento más caro? La respuesta en letras verdes es que PETROBRAS sí.

Según el dirigente sindical Alejandro Acosta esta medida no es más que una de las muchos componentes de una gestión altamente deficitaria de la empresa brasilera al frente del servicio público que prestan las distribuidoras de gas natural, MontevideoGas y Conecta.

"Se ha decidido abandonar el edificio de 25 de Mayo y Juncal (último patrimonio de la Compañía del Gas), por el cual no se paga alquiler alguno, para ocupar un piso en un edificio de Plaza Independencia a un costo de U$S 204.000 anuales y un gasto de $3.000.000 para remodelarlo, perdiéndose además el único punto de referencia comercial que tenemos", señaló. Paralelamente, añadía, "PETROBRAS dice que no hay recursos para invertir en mejorar el servicio".

Pero no es lo único que denuncian los trabajadores, en una apretada síntesis Acosta nos manifestó que "la evidencia más notoria de la problemática que atravesamos es la continua pérdida de usuarios. No solo en MontevideoGas hemos perdido casi 6.000 usuarios desde 2005, sino que el ritmo de bajas se ha acelerado, ya que si en diciembre de 2015 teníamos 40.690 y hoy contamos con 39.778, es decir en 15 meses abandonaron el servicio 912 consumidores. También está sumamente complicado cubrir puestos de trabajo indispensables, como por ejemplo la guardia de emergencia donde los pasados meses se estuvo cubriendo con horas extras, o faltan inversiones vitales como un caño de acero que refuerce la actual red de distribución, anunciado hace años, pero nunca concretado y estamos en peligro de que en el corto plazo la fluidez del suministro se resienta peligrosamente".

En otro plano también se denuncia que se ha acrecentado la deuda del canon anual que debe pagar PETROBRAS, unos U$S 6.000.000 al día de hoy, porque desde hace casi una década no paga lo que corresponde. Según fuentes del MIEM se le ha ofrecido a la empresa múltiples opciones para que comience a abonar la, a esta altura, abultada cifra, pero la misma se niega a cumplir con la obligación del contrato de concesión. Por lo que la cartera ministerial ha iniciado los pasos formales para ejecutar la deuda.

Otro aspecto preocupante es "el incumplimiento del reglamento de instalaciones fijas de gases combustibles de la URSEA (1) que obliga a inspeccionar las cañerías internas de los usuarios a partir de enero de 2016. Lejos de ello PETROBRAS manifiesta que solo lo va a hacer si aumentan las tarifas, lo cual incrementaría la pérdida de consumidores", destaca Acosta.

Desde la perspectiva sindical el rumbo que van adquiriendo los acontecimientos se sintetiza quizás en una expresión que se comentaba en la ocupación, "no queremos ser la nueva FRIPUR o FANAPEL, aquella empresa grande que por tal no puede caer. No queremos vernos ante la realidad de quedarnos sin nada más que gestionar el cobro de los créditos laborales".

Sin embargo los afectados no serán solamente las más de 200 familias que dependen de la distribución de gas natural en forma directa sino que hay 45.000 usuarios (entre  MontevideoGas y Conecta) distribuidos en Paysandú, Colonia, San José, Canelones y Montevideo, que también se verían afectados.

En un plano más general se señala que tampoco el Uruguay puede hacer frente de un momento para el otro a cubrir el consumo de gas natural con GLP (gas de garrafa) ya que hoy se requiere la importación de dicho combustible para cubrir la demanda interna en los picos de consumo.

Regasificadora

Consultado sobre las posibles vías de solución el dirigente indicó que "la apuesta de fondo es que se construya la Regasificadora porque es la única opción de acá a ocho o diez años para desarrollar el sector ya que nos brindaría dos cosas que hoy no tenemos, volumen de gas y precios más competitivos".

Resulta sorprendente, agrega, "como los mismos actores políticos, como Lacalle Pou, que formaron parte de los gobiernos de coalición rosada que privatizaron la Compañía del Gas y nos dejaron conectados a un único proveedor de gas natural, Argentina, hoy digan que hay que terminar con la intención de tener la Regasificadora sin plantear ninguna alternativa. Luego que alertáramos en la década de los noventa sobre la imposibilidad de que el vecino país fuera exportador neto de gas natural se concretó a principios de los 2.000 el corte del suministro a Chile y a nosotros nos pasan un mínimo para no cerrar las empresas a precios mucho más caros que los prometidos".

Por eso el sindicato se manifestó frente a la sede del Partido Nacional el pasado jueves 16 para reclamar por una reunión pedida el 17 de noviembre que no tuvo respuesta, ya que "queremos que esa colectividad nos diga qué alternativas tiene para afrontar esta situación si no hay Regasificadora, ¿es que piensa que debemos cerrar?", se preguntaba Acosta. Para agregar, "sería muy oportuno que le digan a las miles de personas involucradas de qué manera piensan mantener este servicio público privatizado por ellos si las negociaciones con SHELL fracasan".

Según les han transmitido el Presidente Tabaré Vázquez y la Ministra de Industria, Energía y Minería Carolina Cosse, hoy todo depende de las negociaciones con SHELL, si se ven viables porque la multinacional asegura la demanda necesaria se realizará, en caso contrario se descartará.

O asumen o que se vayan

Precisamente este último extremo es lo que centra la atención sobre la gestión de PETROBRAS. El dirigente señala que "por lo que nos han dicho se quieren retirar de la concesión como parte de las resoluciones de la casa matriz a nivel de toda América Latina, pero a las autoridades les dicen otra cosa. Lo cierto es que si se quedan deben cumplir con las obligaciones del Contrato de Concesión, invirtiendo y desarrollando una gestión acorde con un servicio público, que cuide al usuario".

En caso contrario, "que se vayan y no sigan poniendo en riesgo la pervivencia del servicio. Allí se abre la necesidad de decidir qué hacer con el mismo, debería ser asumido por el Estado. La falta de pago del canon es un incumplimiento grave pasible de rescisión del contrato y eso lo sabe el Poder Ejecutivo, pero no hay mayoría de voluntades para que el Estado asuma más protagonismo. Sin embargo, nadie puede hacerse el distraído, y solos los trabajadores no podemos enderezar el rumbo".

Reunión clave

En los últimos meses se han sucedido las reuniones y contactos con el Poder Ejecutivo y el Parlamento para construir soluciones. Pero a partir de la ocupación del histórico edificio de 25 de Mayo y Juncal ante la intención de PETROBRAS de abandonar el mismo, y la falta de compromiso de la empresa con la gestión, al cierre de esta edición estaba programada una reunión con el MTSS, el MIEM, la Comisión de Legislación del Trabajo, la empresa y el Sindicato para abordar el futuro del sector. "No sabemos si PETROBRAS va a ir porque parece decidida a generar las condiciones para que le rescindan la concesión, pero nosotros vamos a ir con propuestas concretas. Veremos como se paran los demás involucrados en este tema", indicó Acosta, para luego agregar "la ocupación la suspendimos porque parece haber una voluntad diferente en las autoridades y porque se gestionó el aplazamiento de la mudanza. Pero el conflicto sigue hasta encontrar solución por lo menos a los problemas de gestión".

 



(1) Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua, cuyo cometido formal es la regulación, fiscalización y asesoramiento en los sectores de energía, combustible y agua.