Cambio Nelson: negociados con historia

El dirigente colorado y suplente de diputado Francisco Sanabria está prófugo y dejó un tendal de US$ 15 millones

Carmen Montana

El dirigente colorado de Maldonado, Francisco Sanabria, puso un cartel de “Cerrado por reestructura” en su empresa Cambio Nelson y anunció que volvían después de Carnaval. Eso nunca sucedió y antes de terminar la licencia el empresario se fugó del país dejando millonarias deudas y destapando una olla de irregularidades que vienen siendo investigadas por la Justicia. Enchastre que salpica al Partido Colorado que no sabe cómo limpiarse.

Una historia con muchos antecedentes

El periodista Carlos Peláez relató hace unos días un encuentro que tuvo con el padre de Francisco, el senador colorado Wilson Sanabria, muy cercano a Julio María Sanguinetti. En 1996, a raíz de la solicitud de apoyo de un cirujano del mismo sector acusado de mala praxis, se realizó una reunión, allí el senador Sanabria “solicitó apoyo de todos para evitar una condena judicial”. Stern (entonces ministro de Turismo) se retiró apenas escuchó el reclamo. Pero Sanabria dijo: “no te preocupes yo voy a hacer correr a esa jueza”. “El mismo día me enteré de los pormenores de la reunión y se publicaron en un semanario local”, explica Peláez. “A la noche sonó el teléfono en mi domicilio y una voz dice: “Soy Wilson, estoy en la puerta de tu casa, bajá que quiero hablar contigo”. “Subí” – dijo imperativamente. Y allí sin preámbulos reclamó:” Me tenés que decir el nombre de la persona que te dio la información”. Mi respuesta fue una carcajada y dije: “Vos estás loco, ni borracho divulgaría el nombre de una fuente”. En un ataque de ira, golpeó el volante del auto y casi gritó: “Entonces mañana voy a plantear una cuestión de fueros y te voy a citar a declarar”. No pude evitar reírme. “De verdad estás loco, ni vos ni Cristo me van a obligar a ir a declarar al Senado. ¿Con qué? No te das cuenta que decís una estupidez”.  En la oscuridad que había dentro del automóvil, igual pude ver que su rostro estaba rojo. Pensaba como responder. Entonces dijo: “Está bien entonces voy a pedir una Investigadora sobre tus reuniones con los jueces de Maldonado”. Abrí la puerta del auto para bajar y le dije: “Entonces sí voy a ir para dar pormenores de todos tus negocios de mierda en Maldonado”.  Golpeó otra vez el volante y dijo. “¿Sabés una cosa, a esa mina (por la jueza) me la voy a coger y después la voy a hacer echar”, contó el periodista.

En su columna en Rompekabezas el periodista agrega, “En apenas cinco años como Senador del Foro Batllista, Wilson Sanabria comenzó a erigir un holding gigantesco de empresas, que algunas fuentes indican serían algo más de 50. Entre ellas destacan: una rentadora de autos, ubicada en el hotel Conrad, que a la vez funciona como agencia de viajes y organizadora de eventos; una inmobiliaria; un Cambio con 11 sucursales; 5 radios en Maldonado; una automotora; la representación de una importante marca de autos; empresa de transporte de pasajeros; un tambo muy tecnificado; 50% de un frigorífico; miles de hectáreas de campo; un importante número de propiedades inmobiliarias; la construcción de dos edificios, uno de 4 pisos en Playa Mansa y otro de 24 pisos en parada 3. Wilson se suicidó el 30 de setiembre del 2015. En apenas un año y medio, su hijo Francisco dilapidó esa fortuna. Por ejemplo, se compró una casa de 1.200.000 dólares frente a Playa de los Ingleses (Punta del Este); gastó más de 200.000 dólares en autos de alta gama para su uso personal; la Justicia tiene comprobantes de muchos viajes al exterior en primera clase, alojamiento en hoteles 5 estrellas y comidas en restaurantes de primer nivel. Los investigadores sospechan que vació a las empresas y giró mucho dinero al exterior. La búsqueda se centra en identificar a los testaferros, además de a todos los depositantes en cambio Nelson y ubicar la ruta del dinero”.

Aportes de campaña

En medio de toda esta trama, Francisco Sanabria fue quién más aportó a la campaña del diputado colorado Germán Cardoso, integrante del sector de Pedro Bordaberry. El propio Francisco Sanabria fue candidato en las últimas elecciones por el Partido Colorado, en Maldonado, tenía el segundo lugar en la lista 10.

Cardoso dijo al programa “La Mañana” de radio El Espectador que no recordaba si el propietario del Cambio Nelson había aportado dinero a la campaña del Partido Colorado en las elecciones de 2014, sin embargo, el legislador colorado recibió donaciones por un total de $ 1.025.000, según datos procesados por el estudio Financiamiento de campañas en Uruguay del Departamento de Ciencias Sociales y Políticas de la Universidad Católica. De ese total, unos $ 383 mil llegaron mediante una cena organizada por el dirigente colorado, según publicó El Observador. “A nivel privado, la campaña recibió $ 240 mil a nombre de Francisco Sanabria como aportante, $ 215 mil de otra cena recaudatoria, $ 140 mil del propio Cardoso y otros montos menores de $ 21 mil de donaciones anónimas”, agrega la nota.

Cardoso se presentó ante el juez de la causa para ponerse a disposición. El diputado colorado estuvo en contacto con el empresario días antes del cierre del negocio y le pidió que renunciara tanto al Partido Colorado como a la suplencia de la banca en Diputados.

En total, las deudas del empresario son por US$ 15 millones y se deben a la desaparición de cuentas que el cambio administraba, pese a no contar habilitación para hacerlo. Según Interpol Sanabria se encuentra en Estados Unidos, más precisamente en Miami, sin embargo, el empresario afirmó que estaba cerca de Montevideo.

Peláez agrega en una nota publicada el jueves en El Heraldo de Florida. “La Justicia de Maldonado mediante una serie de allanamientos accedió a un listado, que ocupa centenares de hojas, de personas que “colocaban” su dinero en el Cambio Nelson. La nómina incluye también a quienes recibieron dinero en carácter de préstamo. Además, los investigadores lograron hacerse de una nómina de presuntos testaferros. Todos estos documentos fueron ubicados en la casa paterna de Francisco, en San Carlos y en su nueva residencia puntaesteña.  (…) El domingo 26 de febrero comenzó a circular un audio grabado por Francisco Sanabria, en el que trataba de explicar lo que había acontecido con Cambio Nelson y aseguraba encontrarse “en el Mercosur a dos horas y media” de Uruguay, anunciado su regreso “dentro de pocas horas”. Algo que hasta el momento no ha ocurrido.

Ese día a la tarde un periodista de un canal cable de San Carlos trabajaba en los informes que presentaría en el noticiero de Subrayado. De pronto lo sorprendió una llamada telefónica…del otro lado alguien dijo: “Hola soy Francisco… ¿podés grabar algo?” …El periodista reconoció inmediatamente la voz como la del fugado Francisco Sanabria.

“Si puedo, un momento”, contestó. Cuando le avisó que estaba pronto, comenzó el discurso que luego fuera difundido por Subrayado y otros medios. Pero la sorpresa llegó al final. “¿Cómo quedó? ¿qué te parece?”, preguntó Sanabria al periodista y sin esperar respuesta dijo: ”Yo había pensado llorar un poco”. (…)  Hoy Francisco acusa a su padre de haberle dejado negocios en problemas, mientras su familia lo acusa de haber provocado la muerte del padre. Todo digno de la mejor telenovela brasileña”, agrega Peláez.