Declaración del PCU: 8 de marzo: un día de lucha -2/3/17

  • Publicado en Partido
Destacado Declaración del PCU: 8 de marzo: un día de lucha -2/3/17
El 8 de marzo, nacido, hace más de 100 años como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora, hoy conmemorado en gran parte del mundo como el Día Internacional de la Mujer, es ante todo un día de lucha por la liberación social.
 
La fecha fue colocada en el calendario por las heroicas luchas de las obreras textiles en EEUU, en las huelgas de principios del siglo XX, rebelándose contra las brutales condiciones de explotación que enfrentaban, y trágicamente, por el incendio en una fábrica textil de Nueva York, en el que mueren más de cien obreras. También por las luchas reclamando el derecho al voto en EEUU y en Europa. Jugó un papel fundamental en la universalización del 8 de marzo la decisión de la Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, que, en 1910, a propuesta de Clara Zetkin, lo proclama como jornada mundial de lucha. Y la acción heroica de miles de obreras textiles rusas que con su huelga dan una contribución mayúscula a la caída del Zar, aporte que se prolongó posteriormente con la Revolución de Octubre, que reconoció el derecho a voto, a la educación, al divorcio y la legalización del aborto, con un gran papel de Alejandra Kollontai.
 
El 8 de marzo es, entonces, un día nacido de la lucha y del compromiso de millones de mujeres con sus derechos y con los de todos. Mucho se ha conquistado en estos 100 años y falta mucho por conquistar, tanto en derechos políticos e igualdad, como en derechos económicos, sociales y culturales: igual salario por igual trabajo, igualdad de acceso al trabajo, acceso a la educación y derechos sexuales y reproductivos.
 
Cada año, el 8 de marzo recoge esa tradición y coloca, en el mundo y en cada país, los reclamos concretos que organizan y movilizan a las mujeres y al pueblo todo. Este año, en nuestro país, la violencia de género, y en particular los femicidios, constituyen un eje de la movilización y de los reclamos. Condenamos la violencia contra las mujeres, en todas sus formas, y especialmente la violencia machista que provoca la muerte. Comprometemos nuestro apoyo a las iniciativas legislativas y de gobierno que contribuyan a enfrentar este flagelo, y también, a la construcción de relaciones económico-sociales y culturales que superen las relaciones patriarcales hoy hegemónicas en esta sociedad, el capitalismo.
 
Lo hacemos, con modestia, asumiéndonos como parte de la realidad a transformar, pero sustentados por una conducta histórica que llevó, en nuestro país, a que Julia Arévalo fuera la primera senadora del continente y a que nuestras compañeras fueran, y sean hoy, dirigentes sindicales, estudiantiles, senadoras, intendentas, ministras, edilas y concejalas.
 
Adherimos, con todo nuestro compromiso, a la jornada mundial por el Día Internacional de la Mujer y al paro y la marcha del 8 de marzo, convocados por organizaciones feministas, sociales y el PIT-CNT. Terminar con la violencia y el acoso, conquistar la igualdad de salario y de derechos, es parte del necesario avance popular para conquistar la libertad y la igualdad. La lucha de las mujeres por sus derechos, es nuestra lucha, en el marco de la que libra todo el pueblo, con su unidad, y con las herramientas políticas y sociales que entre todas y todos hemos construido.
 
Con Rosa de Luxemburgo, y con todas y todos, luchamos por una sociedad en la que seamos: “Socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”.
 
 
2 de Marzo de 2017
Comité Ejecutivo Nacional
Partido Comunista de Uruguay