Nueva Ley Orgánica Militar deroga decreto de la dictadura

  • Publicado en Espacio

Mariana Arias

Luego de meses de discusión entre los sectores del Frente Amplio, y del trabajo de una Comisión Bicameral de los parlamentarios de esa fuerza política, finalmente el proyecto para la nueva Ley Orgánica Militar se discutirá en la Cámara de Representantes el próximo martes 21 de mayo, para pasar luego a la Cámara Alta.

EL POPULAR entrevistó al diputado de la 1001 y el Frente Amplio, Gerardo Núñez, sobre los aspectos de esta nueva Ley, y cómo se espera se dé el debate y la votación en el Parlamento.

-El Frente Amplio definió esta Ley como una de sus prioridades en lo que queda de esta Legislatura: ¿Por qué es tan importante?

Bueno, sin lugar a duda es una de las leyes que el Frente Amplio definió como prioritarias por los contenidos de transformación que se plantean en esta propuesta. Lo que se intenta es democratizar las Fuerzas Armadas, tirar abajo lo que es la Doctrina de la Seguridad Nacional que está claramente establecida por el decreto ley 14.157, aún vigente, que es un decreto de ley de la dictadura, del año 74, y donde allí se establecieron los objetivos concretos desde el punto de vista operativo, desde el punto de vista táctico, desde el punto de vista estratégico, por parte de las Fuerzas Armadas, en donde la misión fundamental era, en este caso, dar seguridad nacional exterior e interior. Pero todos sabemos que en el caso de seguridad interior lo que se traducía, en base a este postulado, era la persecución permanente y cotidiana al pueblo uruguayo, a las organizaciones populares, al movimiento popular en su conjunto. Para la Doctrina de Seguridad Nacional el enemigo a derrotar eran las organizaciones populares, era el pueblo uruguayo. Por lo tanto nos parece que es central, para contribuir al objetivo programático que tiene el Frente Amplio para lo que queda de este período de gobierno y lo que se está proponiendo para el próximo, justamente la democratización de las Fuerzas Armadas, la construcción de Fuerzas Armadas artiguistas, de Fuerzas Armadas cercanas al pueblo uruguayo y no alejadas, o viendo al pueblo como un enemigo y no como parte integrante de la sociedad, y también de su dinámica concreta y cotidiana.

-¿Cuáles son los aspectos más importantes que se modifican respecto de la Ley actual?

En primer lugar, lo que ya decía, se destierra todo lo que es la conceptualización respecto a la seguridad nacional, que es nada más y nada menos que la Doctrina de Seguridad Nacional. Doctrina que, como señalaba Arismendi, era una doctrina de seguridad continental que elaboró Estados Unidos y que llevó adelante en cada uno de los países, que obviamente hoy también tiene un costado muy importante y significativo. Entonces, que la propuesta de Ley que se va a estar votando el próximo martes esté desterrando a esta lógica doctrinaria nos parece muy importante, porque esta doctrina ha traído para el continente golpes de Estado, ha traído terrorismo, ha traído desaparición, torturas, asesinatos, encarcelamientos, persecución a los distintos pueblos latinoamericanos, y por lo tanto eso no lo podemos permitir, no lo podemos seguir justificando desde el punto de vista jurídico.

Otro de los aspectos que esta ley menciona con total claridad y nos parece que es un avance sustancial tiene que ver con la eliminación, con la supresión, de los Tribunales de Honor. Como todos sabemos hace unas semanas atrás se dio un debate muy intenso en la sociedad uruguaya respecto de qué es el honor para determinadas jerarquías militares. Para algunos militares no significa un deshonor la violación de los derechos humanos, no significa un deshonor la tortura, la desaparición en este caso de Gomensoro que fue confesado por el propio Gavazzo, y nos parece que en este contexto de discusión era un escenario propicio para erradicar justamente a estos Tribunales de Honor, y construir una normativa distinta sin estos Tribunales que le han hecho mucho mal a las Fuerzas Armadas y particularmente al Ejército. Los Tribunales de Ética y Conducta Militar, como está propuesto en el nuevo proyecto de ley son un cambio sustancial, significativo, porque todos los aspectos disciplinarios no van a estar sujetos a la jurisdicción militar digamos, no van a estar sujetos a estos Tribunales de Ética y Conducta Militar, si no que van a estar resueltos aparte y va a tener potestades el Poder Ejecutivo y también el Poder Judicial para el pase a reforma, es decir, aquellos casos en donde se tenga que dar de baja a algunos militares, o se los tenga que destituir, incluso también negando alguno de los derechos que los militares tienen en sus funciones.

Otro componente fundamental que tiene este proyecto es lo vinculado a la obediencia de vida. Hay un artículo puntual, concreto, que está en el proyecto de Ley y que lo que establece, en el artículo 125, es que todo militar debe ajustar su conducta al cumplimiento de la Constitución y de las leyes vigentes. Obviamente también a los reglamentos militares y el respeto a las órdenes de sus superiores, pero en ningún caso los militares deben cumplir órdenes contrarias a la Constitución y a las leyes, o que supongan una violación o ilegitima limitación de los derechos humanos fundamentales. Esto es muy importante porque, como todos sabemos, esto es algo que muchas veces se interpuso en el período de la dictadura, cuando los militares recibían órdenes para llevar adelante determinadas operaciones o sesiones de tortura a los presos políticos, en algunos casos alegaban que no se podían negar porque habían recibido la orden, bueno, en este caso si hubiera un superior que está dando una orden que violenta la Constitución, que violenta las Leyes que violenta la normativa vinculada a los derechos humanos, ese militar subalterno que la está recibiendo puede negarse a cumplir la orden.

-El Frente Amplio ya cerró los consensos internos para que ambas bancadas en su totalidad acompañen el proyecto, un proceso que llevó varios meses y mucho trabajo. Ahora que se deberá votar en las Cámaras: ¿qué se espera de la oposición?

El Frente Amplio ya acordó la votación de este proyecto de Ley con amplios acuerdos, con amplios consensos. Para nosotros es muy importante, fruto de mucho trabajo, y yo quiero destacar particularmente el trabajo que realizó, en el asesoramiento parlamentario a los legisladores de la 1001, la Comisión de Defensa del Partido Comunista. Ha sido un espacio importante desde el punto de vista propositivo, de la reflexión, y también del manejo fundamentado y con conocimiento de los temas que estamos hablando, que son temas de mucha relevancia y uno no puede payar y agarrar la guitarra, si no que lo que tiene que hacer es estudiar en profundidad y volcar todos sus conocimientos para contribuir a ese objetivo programático del Frente Amplio que es la democratización de las Fuerzas Armadas.

La oposición en general ha manifestado su posición contraria al proyecto que ha presentado el Frente Amplio, y esto no es nuevo, no nos sorprende. La oposición ha votado en contra de la Reforma de la Caja Militar defendiendo los altos privilegios de un puñado de militares de alto rango, la oposición esta semana votó en contra de la destitución de los militares que ampararon las barbaridades confesadas por Gavazzo en los Tribunales de Honor, la oposición sigue protegiendo y sigue siendo parte de la impunidad. Por lo tanto, no sorprende que hayan anunciado públicamente no acompañar esta Ley Orgánica que, justamente, lo que hace es avanzar en un camino de democratización, en un camino en donde las Fuerzas Armadas desplieguen cada vez más su componente artiguista, su componente de defensa de la soberanía nacional junto al pueblo uruguayo.