Una flor roja para Daniel Coira

  • Publicado en Partido

Todas las muertes duelen, sin excepción. Pero cuando son inesperadas golpean más duro. Eso ocurrió con todas y todos quienes conocieron y lucharon junto a Daniel Coira, cuando el martes un infarto fulminante provocó su muerte.

Daniel fue profesor de Historia, apasionado en el estudio y en la enseñanza. Militante sindical, en los gremios de la Enseñanza y en el PIT-CNT. Militante comunista desde muy temprana edad. Enfrentó la dictadura y participó de la resistencia al fascismo. Tuvo tareas de todo tipo en el Partido, en la dirección de Agrupaciones, de Seccionales, y desde hace varios años, en el Comité Central, el Comité Ejecutivo y el Secretariado del PCU.

En los últimos años se desempeñó como Secretario de Relaciones Internacionales del PCU; compatibilizó esta tarea con la enseñanza y con responsabilidades en el Ministerio de Defensa Nacional, durante los dos últimos gobiernos del Frente Amplio.

Pero, además, entregó su esfuerzo a una tarea que lo apasionaba: la formación de las y los militantes del movimiento popular y del propio Partido Comunista de Uruguay.

Fue formador de los cursos del Instituto Cuesta-Duarte del PIT-CNT y también de varios sindicatos. En el PCU recorrió el país realizando talleres de formación en Propaganda.

El dolor que expresaron cientos en su velatorio, la presencia de dirigentes sindicales de todas las tendencias, de compañeras y compañeros con responsabilidad de Gobierno, de militantes del Frente Amplio y del PCU y la UJC, hablan de lo que sembró.

Pocos días antes de su muerte representó al PCU en el encuentro mundial de Partidos Comunistas en conmemoración de los 100 años de la Revolución de Octubre. En la foto que acompaña estas líneas se lo ve haciendo uso de la palabra en el Palacio Táuride, en la ex Leningrado, donde Lenin lanzó las célebres “Tesis de abril”.

Cuando comenzaba sus talleres de formación partidaria acostumbraba llevar un pan, lo hacía partir entre todos los presentes, y a partir de allí explicaba que la palabra compañero viene del latín y quiere decir: compartir el mismo pan.

Y es con esa imagen de Daniel que queremos quedarnos, compartiendo el pan de la lucha con sus compañeras y compañeros, militando hasta el último día, comunista hasta el último suspiro.

A su familia un abrazo apretado.