El próximo miércoles 22/11, homenaje a las víctimas del Terrorismo de Estado en La Tablada

  • Publicado en DDHH

En el emblemático centro clandestino fue donde más personas desaparecieron en Uruguay

Son las dos de la tarde del lunes y el sol raja la tierra. “Llamame en media hora porque tengo que ir a tomar unas medidas” Irma Correa del Colectivo Memoria de La Tablada cuenta a EL POPULAR que “como acá no hay pared estamos construyendo un monolito para colocar la Marca de la Memoria con la colaboración de las organizaciones sociales del barrio y con los compañeros del SUNCA”.

Será el próximo miércoles  22 a las 17 horas en el emblemático centro de torturas, desapariciones y muertes de La Tablada. Su dirección es Camino Melilla 6227. La Comisión Especial de la Ley 18506 cumple así con una solicitud de los sobrevivientes y familiares de las víctimas del terrorismo de Estado.

En la ocasión harán uso de la palabra el maestro Nicolás Pons del Ministerio de Educación y Cultura y una sobreviviente de La Tablada. “Que todavía no lo hemos hablado con ella, pero que seguramente va a aceptar”.

Y en estos andares por la vida, el jueves será otro día de los abrazos.

Aquel hotel para hacendados

No, no, aquí no funciona nada. El edificio de La Tablada fue construido en un predio de 82 hectáreas y se lo pensaba utilizar como cárcel modelo para adolescentes. Pero ahora el juez que investiga la desaparición de nuestro compañero Miguel Mato Fagián ordenó una medida cautelar y no se puede innovar en el terreno”, señala a EL POPULAR Irma Correa.

Veamos brevemente la historia de este edificio. Está ubicado en la intersección de Camino Melilla y Camino de la Redención, en la zona norte de Montevideo.

Originalmente el edificio había sido construido como hotel en la zona de La Tablada Nacional, donde solían alojarse los hacendados hasta la década de los ´50.

Luego el destino sería otro. Desde enero de 1977 hasta 1983 fue utilizado como centro clandestino de detención del Organismo Coordinador de Operaciones Antisubversivas (OCOA).

“Al ingresar al predio se recorría un trayecto en pendiente de pedregullo. A los presos se los hacía ingresar al recinto por una puerta chica ubicada a un costado de la casa. En la planta baja estaban todas las celdas y calabozos que daban a un patio principal con un piso cubierto de baldosones rojos y amarillos. Era el único lugar donde había luz natural que penetraba por una  claraboya.

Las paredes exteriores, incluyendo la oficina del comandante, tenían las ventanas tapiadas.

Se ascendía al primer piso por una escalera ancha de mármol, cuyas paredes tenían pajaritos pintados en relieve.

En la planta alta existían diferentes piezas. En una se sacaban las fotos a los presos y se les hacía la ficha.

En otras se torturaba; estaba la del gancho, en otra el  tacho para el submarino. En otra se picaneaba, en todas había aislamiento para el sonido. Además había una habitación con un colchón donde tiraban a los presos que debían reponerse. En esa planta había cortinados de terciopelo rojo y una terraza exterior desde donde solo se veía campo y algunos árboles a lo lejos”.

Así se describe La Tablada (o Base Roberto) en el libro “A todos ellos”, editado por Madres y Familiares en 2004.

¿Dónde están los desaparecidos?

Esta nómina de desaparecidos que pasaron por La Tablada no es definitiva, pues se sospecha que otros estuvieron recluidos en este centro clandestino. Por ejemplo ciudadanos uruguayos traídos desde Argentina en “el tercer vuelo”.

Esta es la lista que podemos ofrecer ahora:  Luis Eduardo Arigón, dirigente de Fueci; Oscar Tassino, dirigente de AUTE; Amelia Sanjurjo, empleada de una editorial; Félix Sebastián Ortiz, sindicalista de FUECI; Antonio Omar Paitta, militante del SUNCA y Miguel Mato Fagián, empleado de FUNSA. Todos ellos eran militantes del Partido Comunista de Uruguay.

Los restantes son: Oscar Baliñas Arias, fu8ncionario del Banco de Previsión Social e integrante del Movimiento Popular Unitario del Fidel-lista 1001 y Ricardo Blanco Valiente, que había sido dirigente de AUTE en Mercedes y era militante del Partido Comunista Revolucionario. Los restos de Blanco Valiente fueron encontrados en 2012 y se les dio sepultura en la capital de Soriano.