Declaración del PCU: 100 años de la Revolución de Octubre

  • Publicado en Partido

Hoy se cumplen 100 años de la Revolución más universal de la historia. 100 años del comienzo del primer intento triunfante de crear un régimen social sin explotación. 100 años de la creación del primer Estado obrero y campesino de la historia.

“Pan, paz y tierra”, plantearon los Bolcheviques con Lenin a la cabeza, “Todo el poder a los Soviet”, fue el camino que se propusieron para lograrlo.

Decenas de millones de obreras y obreros, campesinos y soldados, abrazaron esas banderas y lucharon por ellas. Tomaron el cielo por asalto y vencieron. La Revolución triunfante fue el primer Estado en poner bajo control obrero los principales medios de producción, eliminar la propiedad privada en la tierra, eliminar el analfabetismo y llevar la cultura y la salud a todas y todos, hacer ley las 8 horas, otorgar el voto a la mujer, incorporar a las primeras mujeres ministras de Estado, planificar la economía no para asegurar el lucro de unos pocos sino para el beneficio de todos y todas.

Esa Revolución y su pueblo enfrentaron al nazismo y lo derrotaron a un costo humano, social y económico devastador, con más de 20 millones de muertos. Esa Revolución fue ejemplo, inspiración y apoyo para la lucha de cientos de millones por el fin del colonialismo y la libertad, en Asia, África y también América Latina. Esa Revolución fue una influencia decisiva para lograr avances democráticos en los países capitalistas. Esa Revolución fue fundamental para la existencia de otras experiencias de construcción emancipatoria en el resto del mundo, especialmente en nuestro continente, como Cuba con su obra y resistencia heroica, pero también todos los procesos democráticos y liberadores de otros pueblos del mundo.

Esa Revolución fue asediada, atacada, agredida y vilipendiada desde el mismo día de su triunfo y lo sigue siendo hoy. Por eso es imprescindible defenderla militantemente.

Es cierto que luego hubo errores, tragedias y horrores. Es cierto que fue derrotada y que ello implicó un retroceso bestial para la lucha por la emancipación de la humanidad. Es cierto que no estamos mejor sin ella pues su derrota parcial pero significativa permitió a la reacción mundial la enorme ofensiva del neoliberalismo. De ese proceso debemos aprender y lo estamos haciendo, teórica y prácticamente

Pero no se puede aceptar un balance de capitulación y rendición. No tiene razón Fukuyama: la historia no terminó. Hoy vivimos en un sistema social y político que pone en peligro la propia vida en el planeta, la paz y que ha generado un nivel de desigualdad, de falta de libertad, inédito en la historia. Hoy 8 personas tienen más riqueza que 3.600 millones de personas. Hoy 5 millones de niños mueren al año de causas evitables. Hoy hay 750 millones de personas en pobreza extrema y con riesgos de desnutrición. Es contra eso que lucharon los revolucionarios hace 100 años y seguimos luchando hoy. Hoy está en crisis orgánica y estructural el imperialismo y construir una salida revolucionaria superadora a esa crisis sigue siendo la tarea fundamental.

El mérito más importante de la Revolución de Octubre fue existir, fue demostrar en la práctica que es posible una alternativa al capitalismo y que construirla es el gran desafío pendiente.

Octubre y las revoluciones no son un camino clausurado, por el contrario, en esta época, integrando los temas y los desafíos del presente, sigue siendo imprescindible hacer la revolución y poner al servicio de la humanidad toda, los enormes avances que ha generado y de cuyos beneficios hoy se apropian unos pocos y pocas.

Por eso hoy rendimos homenaje a las y los millones de revolucionarios, que, con sus sueños, esperanzas, compromiso, organización y heroísmo, formaron ese torrente popular inmenso de creación y transformación, porque eso también es una revolución: protagonismo popular organizado construyendo un poder nuevo cada día.

Salud a la Revolución de Octubre, salud al pueblo heroico que la hizo, salud a los Bolcheviques y a Lenin que la encabezaron.

 

6 de Noviembre de 2017
Comité Ejecutivo Nacional
Partido Comunista del Uruguay