XXI Congreso de la UNTMRA

Por la rebaja de la jornada laboral y la derrota de la contraofensiva imperialista.

Victoria Alfaro

Los trabajadores del metal, nucleados en la UNTMRA, tienen estos 26 y 27 de octubre su XXI Congreso, de cara hacia los Consejos de Salario y con la participación de varias delegaciones internacionales, dónde además de los temas reivindicativos será analizado el avance del imperialismo en nuestra región y como fortalecer al sindicato para enfrentar las batallas por venir.

Danilo Dárdano y Walter Santos, dirigentes del metal conversaron con EL POPULAR sobre los pormenores de un congreso donde se espera la concurrencia de 350 delegados titulares y 350 suplentes.

“El 25 de octubre llegan algunas delegaciones internacionales de Venezuela, Argentina, Brasil y Chile, metalúrgicos que tienen mucha relación de hermandad con nosotros. Ese día vamos a estar haciendo un encuentro sobre política industrial, de desarrollo productivo, uno de los objetivos principales sería arribar a una síntesis de un planteo hacia los gobiernos del MERCOSUR. Muchas veces nosotros hacemos el discurso, pero después en la interna de cada país los sindicatos defendemos la industria o la fábrica local. No hemos llegado a concretar una política de complementación productiva”, precisó Dárdano.

“Además el 25 de tarde vamos a discutir la política internacional que se viene gestando a nivel mundial y más que nada latinoamericana. Tendremos la presencia de compañeros de la Central Bolivariana de Venezuela, la CTB de Brasil, compañeros clasistas de la UOM (Unión Obrera Metalúrgica) de Argentina, Constramet (Confederación de trabajadores del cobre) de Chile, que son compañeros históricos, entre otros”, añadió.

“Las tesis del congreso están planteadas para posicionar al gremio en una perspectiva de derrotar la contraofensiva del imperialismo. Nosotros en la tesis cuando se hace la caracterización internacional de la situación política, lo que visualizamos es que el gremio tiene que estar claro y posicionado frente a una contraofensiva que está arriba de la mesa. Analizar lo que está pasando en Brasil y Argentina, por ejemplo, el recorte de las leyes sociales y los beneficios sociales. Al punto que la Cámara de Industria sale a reivindicar que sería bueno que la reforma laboral brasileña se aplique en Uruguay, claramente los intereses de las patronales van a venir por ese Lugar”, agregó Santos.

En el Congreso el 26 y el 27 de octubre van a funcionar tres talleres que han venido funcionando en algunos zonales y a nivel nacional. El primero sobre desarrollo productivo, el segundo enfocado en la negociación colectiva y el tercero dirigido a mejorar la autoconstrucción del sindicato.

“En el primero se va a continuar profundizando las tesis sobre el desarrollo productivo de Uruguay y que alternativas plantear al gobierno de turno y al Estado en general. Por ejemplo, el desarrollo de la industria naval, el sector automotriz, el plástico, la minería de piedras preciosas, entre otros, esos serían algunos ejes de discusión del primer taller. El segundo taller será sobre cómo nos paramos como grupo 8 para la ronda de Consejos de Salario y participar con otros compañeros de la industria a ver si podemos delinear dos o tres ejes que sean similares. El planteo más profundo es llegar a una semana industrial de 40 horas con pago por 48 horas. Esto parece muy fácil pero no lo es, discutir con los compañeros en profundidad si el sindicato está dispuesto a ir a una pelea de estas. No solo gargantear y decir que vamos por las 40 horas semanales. Vamos a tener que salir a invertir muchas horas de pelea para poder avanzar en esa línea. Además, tenemos temas relacionados a las cuestiones de seguridad, condiciones de trabajo y salarios en las diferentes ramas. Luego en autoconstrucción, cómo mejorar la performance de los comités de base, fortalecer el secretariado de cada uno de los mismos, los enganches correspondientes con los frentes nacionales del sindicato como secretaría general, finanzas, organización, salud laboral, et. Y todo eso relacionado a los territorios”, añadió Dárdano.

“Lo que visualizamos es que estamos en un momento crítico en las relaciones laborales para los próximos Consejos de Salario en nuestro país. El sindicato tiene que estar bien claro sobre a qué vamos a ir en los próximos tres años y no solo en los Consejos de Salario: lo reivindicativo y lo programático. Uno de los ejes centrales son las 40 horas semanales en la industria sin pérdida de salario. Para los patronales no se va a tratar de un tema económico sino político, ese va a ser uno de los ejes centrales de la negociación colectiva”, añadió por su parte Santos.

“Así como profundizar lo que se viene haciendo hasta ahora como los regionales del interior y las departamentales, mejorar lo conquistado y revitalizar donde andamos un poco flacos, en aquellos departamentos donde aún no hemos tenido la oportunidad de armar departamentales. También es importante mejorar el tema de la propaganda, la difusión del Forjando, la página web, la Educación en el sindicato, entre otros temas”, agregó Dárdano.

“Lo que queremos discutir con el conjunto de los trabajadores, es cómo desarrollamos más herramienta, mejor organización para cumplir con los objetivos. Como desarrollar un fondo social potente a nivel nacional que no solo redunde en los beneficios para los trabajadores, que calculamos se van a empezar a verse a finales de año que viene, sino como eso se transforma en una herramienta organizativa, como cada uno de los afiliados de nuestro gremio hace de esa herramienta social una herramienta organizativa para llegar a más trabajadores”, puntualizó Santos.