PIT-CNT: acelerar aprobación de leyes populares

 

El miércoles 27 se reunió la Mesa Representativa Nacional Ampliada del PIT-CNT para analizar la propuesta que realizara el Secretariado de la central obrera referida a la estrategia de lucha hasta fin de año.

EL POPULAR dialogó con Marcelo Abadala, secretario general de la UNTMRA y el PIT-CNT para conocer los acuerdos alcanzados en esta reunión.

-¿Cómo fue la reunión de la Mesa Representativa y qué decisiones se adoptaron?

Se dio una discusión muy buena como síntesis del documento que hace más de 20 días el Secretariado del PIT-CNT propuso a todos los sindicatos. Hay una serie de incorporaciones que van en la misma dirección. Principalmente incorporaciones en el sentido de la plataforma programática que está planteada, se mencionan más leyes sociales por las cuales va a estar luchando el movimiento sindical.

El centro es la caracterización de la responsabilidad que le cabe al movimiento sindical en un momento de crisis del capitalismo, de contraofensiva del imperialismo y de las clases dominantes en América Latina, y en el que partimos de la base que se va a agudizar la lucha de clases y la disputa entre dos grandes proyectos de país.

En ese cuadro las reivindicaciones programáticas están visualizadas no solamente como conquistas inmediatas si no como momentos de síntesis en la conciencia de los trabajadores y el pueblo.

En este marco se adoptó una resolución que también tiene en cuenta un proceso de fortalecimiento de la organización a todo nivel, de los sindicatos y del PIT-CNT y dos acciones generales de movilización.

Para mí fue una muy buena discusión, lo que implica también la continuidad del debate, más aún porque nos estamos acercando a la fecha de convocatoria del Congreso ordinario del PIT-CNT.

Por lo tanto, esta decisión tomada no inhabilita la profundización de la discusión sobre la orientación estratégica del movimiento sindical.

-¿Cuáles son las leyes en las que el movimiento sindical va a priorizar el esfuerzo por su aprobación?

La Ley de empleo para las personas con discapacidad en el sector privado, para lo cual habrá un esfuerzo muy grande en la recolección de firmas a nivel nacional; la ley de nocturnidad; la ley que contempla una solución para los trabajadores y trabajadoras de más de 50 años afectados por el régimen de las AFAPs; la ley que crea el fondo de insolvencia patronal; la ley de regulación de alquileres. Es un conjunto de leyes que tienen que ver con la consolidación de la democracia y la mejora en la vida, no solo de los trabajadores, sino del pueblo en general.

-Hubo una reunión del PIT-CNT con la flamante vicepresidenta de la República, Lucía Topolansky y también con el ministro de Trabajo, Ernesto Murro, ¿qué temas se abordaron y como valoras esas reuniones?

El encuentro con la vicepresidenta fue muy positivo. De allí ya surgió un camino de aceleración de la ley para atender a los trabajadores de más de 50 años afectados por las AFAPs. Lo consideramos muy importante, hemos calificado como una conquista del movimiento obrero cuando el presidente de la República anunció una solución con un proyecto de ley, y ahora falta el trámite parlamentario. También tuvimos un compromiso de acelerar el tratamiento de las otras leyes.

Es un fenómeno positivo el desarrollo de ámbitos de diálogo con el Poder Ejecutivo. Con el Ministerio de Trabajo tenemos en marcha dos. Uno para considerar la aprobación de este paquete de leyes que planteamos. El otro tiene que ver con nuestra visión crítica de los decretos de esencialidad. Se está empezando a conversar a ver si se puede cambiar la esencialidad como herramienta desde afuera del movimiento sindical por el diálogo, la negociación y la auto regulación. Esto es lo que siempre, desde la responsabilidad, hemos defendido. Nosotros no creemos que el derecho de huelga, siendo un derecho humano fundamental, es un derecho infinito. Siempre hemos sido cuidadosos que la huelga no dañe la vida de la gente. Entonces, en vez de los decretos de esencialidad, que muchas veces por su amplitud terminan lesionando el derecho de huelga, nosotros preferimos discutir cuales son aquellos sectores estratégicos que hay que tener un cuidado especial, cuidarlos con guardias gremiales, y que sea el movimiento sindical, negociando y auto regulándose, el que lo aborde.

Vamos a ver si en estos dos ámbitos podemos avanzar en acuerdos positivos.

-Mencionaste dos acciones de carácter general, ¿cuáles son?

La primera está vinculada a la lucha por la paz, por el derecho a la autodeterminación de los pueblos y la solidaridad internacional. En la primera quincena de octubre hemos resuelto promover el desarrollo de una gran movilización frente a la embajada yanqui.

La organización de esta movilización se estará articulando con todas las organizaciones sociales defensoras de la paz. El lunes 2 de octubre habrá una reunión a la que estarán invitadas todas las organizaciones del movimiento popular para darle características concretas a esta iniciativa.

La segunda tiene que ver con la jornada continental “Contra el neoliberalismo y en defensa de la democracia” que se va realizar en Montevideo los días 16, 17 y 18 de noviembre. También incluirá, el 15 de noviembre, una reunión con las organizaciones sindicales participantes de este encuentro continental, en el que participarán gran cantidad de organizaciones sociales y populares de América Latina.

En ese encuentro con las organizaciones sindicales hermanas, por un lado, vamos a difundir la negociación tripartita, obligatoria y por rama de actividad, la negociación colectiva que hemos construido y conquistado en Uruguay. La consideramos una conquista central de la democracia y los trabajadores, atacada por las patronales, con el planteo de Corallo (presidente de la Cámara de Industrias) de traer acá la reforma laboral brasileña, y con la queja en la OIT.

Vamos a estar trabajando para que en ese encuentro sindical surjan caminos para la solidaridad con todos los pueblos en su lucha, en particular con Venezuela y con Cuba.

Además, en ese encuentro, es posible que tome forma una iniciativa que le venimos llamando el llamamiento de Montevideo, en el que proponemos plantear que en esta situación que estamos viviendo hay que extremar los esfuerzos para a nivel mundial, continental y en cada país, para propender a caminos de unidad sin exclusiones del movimiento sindical. Porque si bien es cierto que las clases dominantes hacen lo que tienen que hacer y hay una brutal contra ofensiva del imperialismo en todo el continente, también es verdad que muchas veces el campo sindical aparece excesivamente fragmentado.

En ese marco, el 16 de noviembre, en el área metropolitana con paro de 9 a 13 horas, habrá una enorme movilización de masas con ese contenido.