Repunte y alertas

En las últimas semanas se publicaron los datos referidos al Producto Bruto Interno (PBI) de nuestro país para el primer trimestre del corriente año. También fueron divulgados los datos de comercio exterior para el primer semestre.

De acuerdo a la medición del PBI, la economía uruguaya creció en el primer trimestre de 2017 a una tasa de 4,3% con respecto a igual período del año anterior y 1,5% con respecto al trimestre inmediatamente anterior (cuarto trimestre de 2016) en términos desestacionalizados (es decir, luego de quitado el efecto de la estacionalidad en la medición). Se trata de la mayor tasa de expansión trimestral registrada desde 2013 lo que alimenta las visiones de un repunte de la economía tras la situación de virtual estancamiento de 2015 y 2016.

Desde el lado de la producción, todos los sectores de la economía contribuyeron positivamente al crecimiento de la economía en este trimestre, excepto Industrias manufactureras. Los de mayor incidencia en este desempeño positivo fueron Transporte, almacenamiento y comunicaciones (crecimiento de 9,4% con respecto a igual trimestre de 2016) y Comercio, reparaciones, restaurantes y hoteles (8,7%).

Más allá del crecimiento a nivel global, preocupa especialmente el desempeño de la industria por su papel en la generación de empleo, arrastre de otros sectores de la economía, etc. La situación que atraviesan varios sectores de la industria manufacturera puede estar explicando las subas en el desempleo a pesar del crecimiento económico global que muestra la economía en estos últimos meses.

Desde el lado de la demanda, crecieron en el primer trimestre de 2017 tanto el Consumo final a impulso del sector privado, las exportaciones y las importaciones. En el caso de la Formación bruta de capital (inversión) se dio algo particular. Esto rubro creció 5,0% en el trimestre, fruto del muy importante crecimiento de las existencias (stock) de la economía y a pesar de que se registró caída en la formación de capital fijo (particularmente del sector público, que cayó 6,5% respecto a igual trimestre de 2016).

Analizando específicamente las exportaciones, se registra en el primer semestre de 2017 un crecimiento de 8% en el valor exportado por Uruguay en comparación con el primer semestre de 2016. Esto implica un cambio de tendencia dado que desde el primer semestre de 2014 las exportaciones no mostraban crecimiento sino descenso.

Los cinco productos más importantes en cuanto a valor exportado en el primer semestre de 2017 fueron carne, soja, celulosa, lácteos y concentrado de bebidas, que sumados son alrededor del 60% del total. Con estos datos se aprecia la dependencia que tiene nuestra canasta exportadora de unos pocos productos primarios o de escaso valor agregado y también el peso cuantitativo que tienen empresas ubicadas en zonas francas del territorio nacional (UPM y Montes del Plata en la exportación de celulosa y PEPSICO en la exportación de concentrado de bebidas desde zona franca Colonia).

Como puede apreciarse en los datos, estos últimos meses han sido de indicios de una mejora en variables relevantes de la economía (producción global, exportaciones), al tiempo que se consolidan dificultades ya presentes (dependencia comercial) y aparecen otras que no venían estando presentes (tasas de desempleo crecientes, tras varios años de desempleo en los mínimos históricos para el país).