“Proteger el derecho a la salud y el Sistema Nacional Integrado de Salud”

  • Publicado en Espacio

La oposición promovió otra investigadora sin elementos nuevos para atacar la Salud Pública

Omi  Cazarré

El diputado Eduardo Rubio, de Unidad Popular, propuso días atrás una Comisión Investigadora en el Parlamento para tratar presuntos ilícitos en la Administración de los Servicios de Salud del Estado (ASSE). Al respecto dialogamos con el diputado de la 1001 Gerardo Núñez, integrante de la Pre Investigadora, junto al diputado Silvio Ríos, en representación del Frente Amplio. Las consideraciones políticas, la oportunidad de la denuncia y el “circo y la demagogia” de la oposición estuvieron en el tapete, como volverá a estar en las próximas semanas cuando tenga lugar la discusión de la instalación de la Comisión en el pleno de la Cámara de Diputados.

-Está planteado el escenario de una Comisión Investigadora por presuntas irregularidades en ASSE. ¿Cuál es la propuesta que realiza la oposición y cuál es la evaluación política que haces al respecto?

Nosotros analizamos minuciosamente la denuncia presentada por el diputado Rubio (Unidad Popular). Lo hicimos de manera responsable, porque el Frente Amplio tiene una posición que es, una vez establecida la denuncia, darle un tratamiento serio, adecuado. Porque no existe un posicionamiento a priori de decir que sí o que no a una investigadora, salvo que existen los argumentos, los elementos de peso que justifiquen su instalación o no.

En este caso analizamos en profundidad la denuncia y vimos que el 90% de los elementos que allí están planteados ya habían sido visualizados en las auditorías que había realizado ASSE. O sea, lo que se trae como novedoso, como elemento de denuncia, ya había sido tratado por ASSE por voluntad propia.

-En síntesis, se está planteando una investigadora en ASSE en base a la información que la propia ASSE proporcionó. No parece tener demasiado sentido.

Exacto. Esa información la proporcionó porque ASSE se controla a sí misma, porque además existe una auditoría que la controla externamente, y porque es una de las Administraciones más controladas y transparentes que existen en el Uruguay. Tan es así que del conjunto de denuncias que está planteado en esta propuesta de investigadora que se impulsa, la inmensa mayoría ya fueron respondidas a través de pedidos de informe. En 2016 hubo aproximadamente 90 pedidos de informe y todos fueron respondidos con el material de las auditorías, y además hubo una interpelación en el mes de febrero de este año en la Comisión Permanente al Ministro de Salud Pública, donde también fueron respondidas esas y más preguntas.

En suma, no hay ningún elemento nuevo de aporte a la denuncia que plantee nuevas irregularidades o situaciones a investigar. En términos concretos, lo que se estaría haciendo con esta investigadora es investigar lo ya investigado. No se va a arrojar ningún elemento nuevo. Es más; hay que decir que ASSE, una vez detectadas las irregularidades, tomó cartas en el asunto. En algunos casos desplazó equipos de dirección de centros de salud, inició procesos sumariales, y en otros casos derivó el tratamiento a la órbita de la Justicia. Por tanto, por ese lado hay una absoluta tranquilidad; se ha brindado toda la información habida y por haber antes, durante el proceso de la Pre Investigadora y se va a seguir brindando para que el conjunto de la ciudadanía tenga claro cuáles fueron las acciones que llevó adelante ASSE.

Con esto no estamos diciendo que no existan errores. Obviamente que existieron y fueron detectados por las auditorías. En un organismo tan grande como ASSE, que existan dificultades administrativas es común; el problema es que no se puede asociar esto a un delito o a actos asociados a la corrupción. Son cosas bien distintas que deben quedar separadas.

-¿Cuál ha sido la posición del Frente Amplio ante la solicitud de la Investigadora?

El Frente Amplio entendió en un primer momento que era importante consolidar una Comisión Investigadora con fines legislativos, que trabajara sobre cuatro puntos: la complementariedad entre el sistema público y privado; la construcción de un arancel común para los servicios que termina contratando ASSE; que existan reglas más claras para los profesionales que se desempeñan en el sistema público y privado, por los conflictos de intereses; y el establecimiento de mayores controles para seguir avanzando en la transparencia de este organismo.

-¿Cuál fue la respuesta de la oposición a esa propuesta?

No estuvieron de acuerdo, porque entienden que hay elementos de irregularidad muy fuertes.  Nosotros decimos lo siguiente: con esta investigadora, como se va a terminar votando, se va a perder tiempo. Porque estará seis meses o un año trabajando sobre elementos que ya conocemos, que ya sabemos que hubo dificultades y que se está trabajando en corregirlas. El Frente Amplio propuso ir a una Investigadora con fines legislativos para ya empezar a producir herramientas reglamentarias, legislativas concretas para profundizar el Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS). Porque lo que se presenta como telón de fondo de todo esto es el ataque al SNIS. No es casualidad que la denuncia que se realiza tenga su inicio en 2008, justo en los momentos en que empieza a desarrollarse el SNIS.  Este es un ataque de la oposición que ve en la salud, en lugar de un derecho para fortalecer de cara a la población, un botín de oro, de miles de millones de dólares, a disputar con el sistema público. Ese es el escenario que está arriba de la mesa, eso es lo que está sucediendo. Por eso nuestra principal defensa, además de los aspectos de la gestión, tiene que ser al derecho a la salud de los uruguayos y las uruguayas, que hoy puede verse perjudicado por esta campaña de enchastre que está viviendo nada más y nada menos que el mayor prestador de salud que tiene nuestro país, que es ASSE.

Bajo discursos y ropajes de defender lo público, en realidad se está cuestionando lo público. Porque se dice que ASSE ha privatizado, y ha pasado todo lo contrario. Ha existido un proceso inverso donde ASSE se ha fortalecido, ha comprado muchos instrumentos, ha construido hospitales, para no depender del sistema privado y bajar los costos.

-El ejemplo de los traslados en ambulancias es quizás el más gráfico en ese aspecto.

 

Exacto. Se denuncia como un gran problema, una gran novedad, que aumentaron los traslados en ambulancia. Y es cierto, aumentaron. Esto, ¿significa algo negativo?, de hecho, es positivo. Aumentaron los traslados porque la gente hoy tiene más acceso a la salud. Y además aumentaron los traslados con las ambulancias propias de ASSE, cosa que antes no pasaba. Por ejemplo, en el año 2008, de casi 4.000 traslados que hubo, 2.500 se hacían con ambulancias propias de ASSE; poco más del 60%. En la actualidad, de 25.000 traslados que se realizan anualmente, 21.500 se hacen con ambulancias propias; aproximadamente un 85% del total. El resto se contrata. O sea, hablamos de un salto en calidad y en cantidad. Este es un ejemplo bien concreto de cómo tenemos que salir a desmentir las acusaciones que se hacen, que lo que promueven es la incertidumbre, la duda, la campaña del misterio permanente.

-Por último, ¿cómo entonces el Frente Amplio resuelve terminar votando la Comisión Investigadora propuesta?

Frente a esto el Frente Amplio, aun sabiendo que no hay argumentos de peso para hacer una Comisión Investigadora, propone finalmente una sin fines legislativos porque ya estamos cansados del circo y la demagogia, de la duda permanente infundada.  Y queremos dar una señal clara a la población para proteger el SNIS. No es verdad que el Frente Amplio ha querido tapar nada; de cuatro comisiones investigadoras que se propusieron en el último tiempo, tres contaron con la aprobación del Frente Amplio. Me refiero a la de espionaje en democracia, la de financiamiento de los partidos políticos y la vinculada a ANCAP. La restante, sobre los negocios con Venezuela, el FA no la apoyó porque entendió que no había elementos suficientes. Es claro que el Frente Amplio tiene una vocación de investigación, siempre que existan los argumentos sólidos que la sustenten. Cuando eso no existe, el FA da la discusión. Pero en este caso, que estamos hablando de un tema tan sensible y tan importante para la ciudadanía como es el derecho a la salud, preferimos proteger ese derecho, proteger el SNIS y la Reforma de la Salud, saliendo en ofensiva, diciendo que queremos investigar y además vamos a promover un desarrollo permanente de instrumentos reglamentarios y legislativos en estos meses para profundizar los avances del Sistema Nacional Integrado de Salud.