Fuera Temer! Directas YA!

Al grito de “Fora Temer, directas ya”, el pueblo brasileño se vuelca a las calles poniendo en jaque al presidente usurpador, quien cuenta con menos de un digito de aprobación.

Como si lo anterior fuera poco la Asociación de Abogados de Brasil pide un juicio político contra el primer mandatario.

Temer intenta resistir, pero el margen es poco. La feijoada convocada para el domingo en el palacio presidencial debió suspenderse por falta de comensales. En ella Temer iba a explicar a sus aliados los pasos a seguir para salir de la grave crisis política que vive su impopular gobierno. El mandatario dijo en cadena de radio y televisión que no renuncia a su cargo.

Mientras el gobierno ilegitimo de Michel Temer se aferra al poder, los movimientos populares organizados en el Frente Brasil Popular toman las calles; en particular el movimiento obrero organizado en distintas centrales sindicales, todas se oponen al tratamiento en el Senado de la “Reforma del Trabajo”.

Más de 14 millones de trabajadores están desempleados, la economía destruida, sectores claves de la producción desmantelados y la soberanía nacional entregada a las multinacionales; ejemplo de ello son el Pre-sal y la Petrobras.

El viernes pasado Temer mantuvo una reunión con el ministro de Defensa Raúl Jungmann y autoridades militares. Al término de la misma se informó “que a partir de esa fecha quedaban prohibidas las protestas frente a los palacios del Congreso y de la Presidencia” y se anunciaron maniobras conjuntas con los EEUU en el Amazonas.

Temer entre las cuerdas

Desde la publicación por parte de O Globo, de las conversaciones de Temer con el empresario Joesley Batista, JBS, la crisis se precipitó sobre el mandatario brasileño.

En comparecencia televisiva, Temer dijo que no renuncia (seguramente para no ir preso), y profundizó la crisis política, la cual ya afecta la economía. Al mismo tiempo, la base parlamentaria que Temer trató de mantener parece desmoronarse. 

Mientras tanto el Tribunal Supremo del Brasil investiga al presidente ilegitimo por cargos de obstrucción a la justicia.  

Ante esta ofensiva, Temer responde con un: "No renunciaré", y un duro discurso intentando demostrar que su gobierno sigue siendo fuerte. Para ello recurre a las Fuerzas Armadas, militarizando las calles de Brasil. La propia comparecencia del comandante del Ejército brasileño así lo deja claro.

Conjuntamente con este anuncio también se supo que el ejército brasileño invitó a tropas de EEUU a participar en un ejercicio militar en la Amazonia, en la frontera que comparte con Perú y Colombia.

Los entrenamientos tendrán lugar en noviembre bajo el nombre de “Operación América Unida” y consistirán de diez días de simulaciones en las que participaran tropas de los tres países de la frontera y de EEUU. La base de la actividad será la ciudad de Tabatinga (en el estado brasileño de Amazonas), que hace frontera con Leticia (Colombia) y Santa Rosa (Perú).

El ministro de Defensa aseguró que por ahora no está prevista la instalación de una base estadounidense en ese lugar.

Impeachment a Temer.

Menos de nueve meses después de la destitución de Dilma Rousseff, se puede abrir la posibilidad de un nuevo proceso de impeachment, esta vez contra Temer. 

En la tarde del miércoles 17, el congresista Alessandro Molon (Red-RJ) presentó una solicitud de juicio político a Temer.

Molon argumentó que, "ante la gravedad de los hechos, es necesario un proceso de juicio político (impeachment) esencial para determinar la participación directa del Presidente de silenciar a un testigo…Es una denuncia grave. Un presidente pidiendo a un hombre de negocios seguir pagando un soborno a un criminal es una situación grotesca, más grave de la que se puede imaginar en una República. Su comportamiento perjudica a su deber de probidad y corrección, el honor que el puesto requiere, y también es la obstrucción de la justicia”.

Por su parte el senador Lindbergh Farias, PT, dijo que "el gobierno ha terminado" y defendió las elecciones directas ya este año. "No podemos aceptar una salida autoritaria, a través de la elección indirecta por el Congreso. Tenemos una manera en ese momento, que es consultar a la gente convocando a elecciones."

Un “error” de O Globo.

Por otra parte la cadena O Globo presentó sus disculpas por una información errónea sobre cuentas en el extranjero de los ex presidentes Lula Da Silva y Dilma Rousseff. El conductor William Waak dijo en el informativo central que debía ser corregido “un dato impreciso que hemos dado” en el Jornal Nacional, el noticiero con mayor audiencia desde hace medio siglo. “Dijimos que Joesley Batista había contado en la delación premiada que depositó coimas en dos cuentas corrientes en el exterior, a nombre de los ex presidentes Lula y Dilma. En verdad, Joesley Batista dijo que la cuenta está a su nombre, pero que el dinero iba a ser destinado a campañas de Lula y Dilma”, explicó el presentador Waak.

Movilización popular

Las fuerzas democráticas, populares, patrióticas y progresistas se unen al clamor de “Fora Temer”. En todo Brasil, las personas se volcaron a las calles para exigir la salida del presidente ilegítimo y la convocatoria de elecciones directas. 

Este es un tiempo para fortalecer el Frente Amplio, que reúna a todos los brasileños por el retorno de la democracia, por un nuevo y avanzado proyecto de desarrollo nacional para fortalecer Brasil, crear puestos de trabajo, distribución de ingresos y ampliar el mercado interno. 

Es urgente un Presidente elegido por el voto popular, para devolver la legitimidad a la presidencia de la República. 

Sólo la elección directa será capaz de recuperar la esperanza del pueblo brasileño y que Brasil retome el camino democrático que fue derrocado por un golpe en 2016.

La batalla se decidirá en el Parlamento nacional, pero sobre todo en las calles.

 

Rony Corbo