“Constructor de la unidad del pueblo”

  • Publicado en DDHH

Homenaje a Manuel Liberoff a 41 años de su secuestro y desaparición

El domingo se realizó el acto homenaje a Manuel Liberoff, a 41 años de su secuestro y desaparición en Buenos Aires, el 20 de mayo de 1976, por militares uruguayos y argentinos en el marco del Plan Cóndor. La emotiva actividad, organizada por el Seccional del PCU que lleva su nombre y la Departamental de Montevideo, fue en la plaza, de Camino Carrasco y Prando, que lo recuerda, a pocos metros de donde fuera su casa y consultorio y hoy es el local comunista de la zona. 

Pese al frío, y hasta la lluvia por momentos, una nutrida concurrencia acompañó el homenaje, militantes del PCU y de la UJC, frenteamplistas y vecinos y vecinas de la zona. Carolina Cabello, del Seccional Liberoff, leyó una semblanza, luego hicieron uso de la palabra, Susana Camarán, concejala municipal frenteamplista del Municipio E y ex alcaldesa; Sebastián Ortiz, de la Comisión de DDHH del PCU; Gabriel Mazzarovich, del Comité Ejecutivo del PCU y Juan Canessa, en nombre de la Departamental de Montevideo del PCU.​

“Yo me mudé a este barrio en diciembre de 1976, tenía 10 años. Como mis padres trabajaban los mandados los teníamos que hacer mis hermanos y yo, recuerdo que los martes la panadería cerraba y teníamos que venir hasta Hipólito Irigoyen, y pasaba por frente a la casa de Manuel Liberoff. Los vecinos inmediatamente a los que recién llegábamos al barrio nos contaban la historia de quién era Manuel Liberoff, miraban esa casa con mucho respeto, yo diría que la mirada era como esperando que apareciera con su valija”. Así comenzó la intervención de Susana Camarán, quien destacó el recuerdo que tiene el barrio de Liberoff, como un médico al servicio de la gente. Dijo que cuando se discute de ideología, él es un claro ejemplo de la misma, “la lucha para alcanzar la igualdad de oportunidades para acceder a los derechos que son de todos, que están consagrados en nuestra Constitución, pero que no todos tienen acceso a ellos”. Destacó los valores éticos de alguien que dio su vida en la defensa de la libertad y la democracia y la obligación de quienes hoy vivimos en gobiernos progresistas de “profundizar cada vez más los cambios que se llevan adelante porque si no dejamos las puertas abiertas para que parezca que somos todos iguales, y el fascismo pueda volver a entrar. Nuestro compromiso hoy tiene que ser con los valores de Manuel, tiene que ser con los valores de todos los desaparecidos”. Finalizó su intervención rescatando una frase que está escrita en la policlínica que lleva el nombre de Manuel Liberoff y dice “seguimos luchando una batalla por la libertad, por la democracia y por los valores fundamentales”.

Sebastián Ortiz comenzó hablando de lo que significa el recuerdo de Manuel Liberoff, tanto para el barrio y sus familiares, como para el Partido. “Hay cientos de anécdotas que lo recuerdan como un hombre, simple, sencillo, humilde y siempre al servicio de los que más necesitaban, ayer con la silenciosa marcha, Manuel caminó junto a su pueblo”. Habló de cómo sigue instalada la cultura de la impunidad, y de cómo es necesario ir derribándola. Se cuestionó hechos como las amenazas del llamado comando Barneix, el robo al GIAF, que fue hace ya más de un año y aún no se sabe nada de las investigaciones, y como estos hechos no hacen más que demostrar la vigencia de la impunidad. “Es por este presente complejo, que tenemos que seguir aunando esfuerzos, con los trabajadores, con los estudiantes, para derribar estas injusticias, y las formas de violencia que hoy están enquistadas en esta sociedad. Por el doctor Manuel Liberoff, por todos los compañeros y compañeras, memoria, verdad, justicia y nunca más terrorismo de Estado”, concluyó.

Gabriel Mazzarovich destacó la sana práctica que es recordar a cada uno de nuestros compañeros. “Hay que dimensionar la personalidad de Manuel Liberoff como un gran constructor de la unidad del pueblo”. Remarcó su ejemplo como un profesional que no pensaba la salud como una mercancía, sino que la concebía como una construcción popular. “Era un comunista que tomó la unidad de la izquierda, de la clase obrera con las capas medias, con la intelectualidad y con los profesionales como un problema revolucionario”. Destacó la intervención de Manuel Liberoff en la Asamblea General del Sindicato Médico Uruguayo durante la Huelga General, en la que defendió que los médicos tenían que estar al lado del pueblo luchando por la libertad. Marcó la necesidad de reconocer los avances y de hacernos cargo, como pueblo, de los mismos, “que nuestros héroes, porque eso son, sean reconocidos en placas, en plazas, en lugares, lo hemos construido nosotros”, apuntó que estas marcas de la memoria son fundamentales en la lucha contra la impunidad, y contra el olvido. “La batalla contra la impunidad es parte de la batalla por la revolución. Cuanta menos impunidad haya más libres seremos”, afirmó y destacó que la victoria más importante contra la impunidad es que “el pueblo haya transformado el 20 de mayo en fecha patria, y que esté llena de conciencia, de dignidad, una victoria ética”, porque “la disputa por la hegemonía es eso, es disputarle los valores, la cabeza, y el corazón de la gente”.

Juan Canessa, dijo que “somos los que no olvidamos, también somos los que no perdonamos, porque no se puede perdonar lo que no ha sido juzgado, y lo que no se conoce, y nosotros seguimos esperando la justicia por Manuel Liberoff sin saber dónde está, y seguimos esperando que los responsables sean castigados”. Destacó la labor del seccional que año a año realiza el homenaje, y cómo la plaza que lleva el nombre de Manuel Liberoff es un espacio de memoria viva “donde la gente pueda venir a vivir un pedacito de la alegría por la que peleó y por la que lo desaparecieron”. Destacó los avances alcanzados, los avances en conciencia, y en la construcción de otra sociedad, de cómo a pesar de todo jamás se abandonará la lucha por un mundo mejor. “Tiemblan los tiranos porque mientras haya injusticias habrá quienes, como Liberoff, se levanten para rebelarse contra estas injusticias, para construir otro mundo, otra sociedad que sigue siendo posible, y depende de nosotros conseguirlo”.

Mariana Arias