El movimiento sindical artiguense y las batallas en la minería

En el norte del país el movimiento sindical va dando pasos firmes en su auto-construcción y tiene por delante varias luchas intensas por dar, entre ellas la extrema explotación en la minería.

Fabiana Clara es maestra desde hace 10 años y también desde ese momento es afiliada a la Asociación de Maestros de Artigas, y desde julio de 2016 preside la Mesa Intersindical de la ciudad de Artigas. Además desde hace un par de semanas tiene la responsabilidad temporal de coordinar la regional Norte del PITCNT.

E.P. ¿Fabiana cuál es la situación actual del movimiento sindical artiguense?

F. Clara. Estamos viviendo un nuevo impulso en el movimiento sindical local desde hace 3 años que tuvo como primer fruto el resurgir del Plenario. Un crecimiento que se expresa de varias maneras, compañeras y compañeros jóvenes que se suman a la militancia, una gran apertura a las instancias formativas del Cuesta Duarte y la predisposición a salir a la calle a pelearla.

E.P. ¿Ese impulso también se refleja en acciones concretas?

F. Clara. Si claro. En este tiempo hemos crecido mucho en la representatividad, de 6 pasamos a 18 sindicatos participantes del Plenario, más otros dos en formación (quinieleros  y asistentes personales del Sist. Nac. de Cuidados). Hay un gran compromiso de los delegados en las tareas adjudicadas.

Se nota un aumento en la adhesión a los paros, y una creciente unidad al momento de salir a la prensa a apoyarse mutuamente. Me gusta decir de que hay un crecimiento en la consciencia de clase, que se demostró por ejemplo cuando varios sindicatos fueron apoyar a FUECYS en la trancada de las puertas de un Free Shop, allí nos veías todos juntos.

E.P ¿Cómo se organiza el trabajo a la interna de tan combativo Plenario?

F. Clara. Las tareas se distribuyen entre todos los delegados participantes y es organizada la acción en comisiones y una secretaría general. Esto nos posibilita, por ejemplo. una visibilidad mayor y más clara por lo cual genera que llegue más gente en busca de ayuda. La organización nos posibilita estar más movilizados, más presentes en instancias en el MTSS, y presentes además en otros ámbitos. En 2015 realizamos una instancia cultural sobre el bicentenario del Reglamento de Tierras junto con el Cuesta Duarte. El acto del 8 de marzo por el día internacional de la mujer trabajadora fue organizado por nosotros y generó una manifestación en la calle de más de 900 personas, En las inundaciones sufridas en diciembre de 2016 o ahora en este abril hemos trabajado en la distribución de ayuda coordinados con el Comité de Emergencia, ayuda ésta que llegó fundamentalmente de otros plenarios y la Central del Pit cnt.

E.P. ¿Qué queda por delante como objetivo?

F. Clara. El Plenario Intersindical reúne los sindicatos de la ciudad de Artigas, y en Bella Unión hay otro Plenario con características propias. Nos hemos reunido ambos en instancias previas a las reuniones del Regional del PITCNT y existen promisorias coordinaciones, por ejemplo por medio de la mesa departamental de FUECYS que integra delegados de ambas ciudades, o por medio de la delegada al Comité Departamental de INEFOP que coordina con ambos Plenarios. En el horizonte cercano está el planteo de un Plenario Departamental que nos fortalezca.

E.P. ¿Dónde está la pelea más dura que debe dar el Plenario de Artigas?

F. Clara. En las situaciones de extrema explotación como en la minería. Hay situaciones de trabajo migrante muy complejas, sobre todo de trabajadores brasileros. En la minería hay una mínima presencia del Estado, no hay inspecciones de BPS o MTSS, se argumenta que no tienen recursos ni personal para hacerlo. Así estamos hace tiempo.

E.P. ¿El Consejo de Ministros no creó un ámbito multi-partito de la minería?

F. Clara. Si, se formó el Consejo Sectorial por el Ágata y la Amatista de Artigas a raíz de los reclamos de trabajadores y empresas. Allí estamos representados el MIEM, el MTSS, la OPP, la Asociación Minera de Artigas, el Plenario de Artigas, la UNTMRA central y la Intendencia de Artigas. Localmente no hay una base fuerte del UNTMRA.

Estamos desde el año pasado en el Consejo y no hay avances. Todos en Artigas dicen que la minería es el eje central del desarrollo del departamento, entonces pongámosla también como prioridad social referente a los trabajadores.

El Consejo tiene el asesoramiento de una consultora chilena que hizo un estudio de mercado sobre la producción minera actual. Y de ese estudio se desprende que para conseguir nuevos mercados se debe tecnificar la explotación y generar una cadena de valor agregado que dé como resultado un producto más elaborado y competitivo.

Basado en este estudio el Estado propone más inversión a los empresarios y estos insisten en una reducción impositiva, y en el medio de la puja quienes siguen perdiendo son los trabajadores.

E.P. ¿Cómo funciona el mercado minero de allí?

F. Clara. Hay que entender que como todas las áreas los vaivenes del mercado terminan afectando principalmente al trabajador, en 2016 el sector echó a la calle a 300 trabajadores.

La piedra de Artigas se vende en bruto sin procesamiento industrial alguno, y además está casi monopolizada la compra de esa producción. Son una o dos empresas nomás las que compran toda la producción. Además sabemos que no hay suficiente control entre lo que se produce y lo que se declara como vendido. Queremos constatar que todo lo que se exporta se hace mediante los procedimientos exigidos.

Además no hay que perder de vista que la explotación minera es un negocio familiar y de poder político que se arrastra desde antes de la dictadura y que no ha modificado sus formas de relación con los trabajadores.

E.P. ¿Cuáles son las condiciones de trabajo en esas mineras?

F. Clara. Nuestra preocupación es poder solucionar la situación de los trabajadores. Por eso promovemos un Seminario temático sobre esto para Junio con todos los actores. Un espacio donde se discutan las alternativas posibles para el fortalecimiento del sector.

Esto significa discutir tanto la formación necesaria de los trabajadores para nuevos modos de extracción, ahora que la explotación debe hacerse a niveles más profundos porque la piedra superficial ya no queda y para poner valor agregado, las inversiones necesarias, la apertura de mercados y el cómo enfrentar las vicisitudes del trabajo migrante brasilero indocumentado.

A los trabajadores migrantes no les interesa sus derechos sociales ni previsionales porque estará pocos años acá y quizás no pueda reclamarlos, por lo cual vende su mano de obra más barata y esto es aprovechado por las empresas que los contratan en gran cantidad.

Están en la mina toda la semana, comen y duermen allí. Hay relatos de todo tipo de cómo es la vida en las minas, con un factor común, la excesiva vulnerabilidad que padecen los trabajadores y en muchos casos sus malas condiciones laborales.

Todo este panorama dificulta la sindicalización, hay miedo a la persecución sindical, perder la fuente laboral tampoco es un riesgo que queremos, por eso junto a la tarea de sindicalización entendemos la necesaria presencia del Estado, resguardando al trabajador.