Un 20 de mayo bajo la consigna “Impunidad, Responsabilidad del Estado, Ayer y Hoy”

  • Publicado en DDHH

Faltan solamente días para el  20 de mayo y el ambiente comienza a agitarse. En el local de la calle Nicaragua 1332, apartamento 505, casi Avda. del Libertador, funciona la Asociación de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos.

El martes de noche hubo reunión plenaria de la organización y tal cual lo habíamos convenido nos encontramos con uno de sus voceros.

Oscar Urtazún nos comenta que es rochense y que “viste vos como perdió Peñarol con un cuadro argentino?”

Y entramos de lleno en el tema de la 22 Marcha del Silencio que este año se realiza bajo la consigna ”Impunidad, Responsabilidad del Estado, Ayer y Hoy”. Urtasún nos dice que el año pasado fue una avalancha de movilizaciones en todo el país. Más de 20 le comentamos.

“Tenemos que coordinar y quienes tengan informaciones y necesiten materiales se tienen que comunicar de tarde con Patricia, que es una piba macanuda. Que avisen donde se realiza la marcha y les mandamos los afiches que hoy salieron para la imprenta. Anotá el teléfono: 29291625. Una vez que la prensa nos da espacio tenemos que aprovechar y yo agradezco a EL POPULAR”.

Oscar Urtasún nos apunta que este año se arrancó bien, con el procesamiento con prisión del coronel Rodolfo Gregorio Alvarez por torturas, un delito de lesa humanidad que no prescribe.

En un brevísimo resumen nos destaca que “en los últimos 12 años reconocemos que mucho se ha hecho por la memoria; se han colocado muchas placas recordatorias. Pero falta, y el Estado debe hacerse cargo porque es responsable. Y digo el Estado, no el gobierno”.

Existen 210 uruguayos detenidos desaparecidos. Se identificaron los restos de 29 (5 en Uruguay y el resto en Argentina).

Se encontraron y se restituyeron 15 que fueron niños robados. No se ha podido aclarar quienes fueron la mayoría de los responsables de estos delitos. En la actualidad hay 30 represores presos.

“Hay que coordinar y que los compañeros del interior nos informen al teléfono que te dí”. Nos sumamos al llamado y quien lea esto que lo haga.