Sobre los artistas y la estética – Anhelo Hernández