Lenguaje inclusivo, lucha feminista y grandes desafíos.

Dra. Mariela Coiro Mariela Coiro Dra. Mariela Coiro

Entrevista a Mariela Coiro.

 Mariela: ¿Que función cumplís hoy en el Gobierno Departamental?

Estoy encargada de la Secretaria de Género, Generaciones y Derechos Humanos, es una secretaria que fue creada en este gobierno. En realidad, ya en el período anterior del FA existía un espacio que se llamaba Unidad de Género, y lo que se hizo en el 2015 fue darle mayor importancia. Se la trasladó, estaba en el área de Descentralización y pasó a depender directamente del intendente y además ampliamos el concepto a Generaciones y Derechos Humanos, además de Género. Entendemos que la perspectiva de Género es una perspectiva de Derechos Humanos y nos parecía que teníamos que darle esa amplitud.

También con el tema generacional, pues el tema de género transversaliza todas las edades, todas las etnias, todas las razas, por eso entendemos en darle mayor amplitud.

La oficina en realidad era una oficina chica, con una sola funcionaria, hoy a tres años del gobierno, ya somos 5 funcionarios, que para nosotros es muy importante, porque le hemos incorporado profesionales (abogados, asistente social, psicólogo) así nos da una amplitud en el trabajo.

Nosotros en realidad hemos tomado algunos aspectos, porque es imposible abarcar todo como querríamos, pero se definió una línea de trabajo como Violencia de Género, otra línea sería lo que hace a capacitaciones, sensibilidad sobre el tema Género, también otra línea de trabajo sería la Afro descendencia y el tema Derechos Humanos.

No es nada sencillo y no es poca cosa, aunque de afuera no se note, en realidad hacemos mucho trabajo interinstitucional, trabajamos mucho con MIDES, ASSE, COMEPA, y dentro de las direcciones de la Intendencia, igualmente con la Dirección de Derechos Humanos y Dirección de Cultura. Se trata de elaborar diferentes programas que puedan salir a la población y que la gente empiece a visibilizar de lo que hablamos, cuando hablamos de Igualdad de Género.

 

Feminismo

Cuando a mí me hablaban de feminismo, entendía que era contraponer la mujer al varón. Eso cambió hace mucho tiempo para mí, ahora estoy más en la temática y trabajándolo con los colectivos feministas, en realidad me doy cuenta de que estamos hablando de no contraponer, sino lograr esa igualdad que muchas veces la tenemos en la normativa, pero si vamos a los hechos, no la tenemos.

Seguimos siendo un país donde son muchas más las mujeres, en cuanto al varón en lo que se refiere a población y sin embargo la mujer sigue quedando relegada en muchos temas, sean espacios de toma de decisiones, sea en el ámbito laboral, seguimos teniendo salarios menores por la misma tarea.

Es mucho el trabajo que hay que hacer y creo que es una postura que tenemos que ir tomando cada uno de nosotros y desde los lugares que nos toque, de pensar cada una de nuestras acciones, porque todos fuimos criados en una sociedad machista, patriarcal y capitalista y todos, lo tenemos incorporado.

Es un ejercicio que todos lo tenemos que hacer, cada uno de nosotros en cada palabra que hablamos, en lo que decidimos, en cada decisión tomada, minuto a minuto, hasta que lo terminemos incorporando, cambiando también el chip nuestro en cuanto lo que hablamos de Género.

 

La importancia del lenguaje inclusivo.

No es fácil que nos acostumbremos, pero creemos que es importante porque eso también ya nos está cambiando a nosotros, la mentalidad respecto a la mujer y el varón en la sociedad. Estamos acostumbrados a denominamos con el término masculino cuando es mayoritario y en realidad muchas veces son más mujeres que varones y seguimos hablando en masculino. Es un tema cultural ya que no es un tema de obligar o no, pero sí creo que es un tema que tenemos que ir incorporando a medida que lo hagan los medios de comunicación, los docentes, diferentes autoridades cuando dicen sus discursos, eso creo va a ir llegando a la población, y se va a ir incorporando como un tema de todos los días que tenemos y una forma mejor de denominarnos cada uno.

¿Qué rol deberían cumplir las organizaciones sociales a la hora de ese cambio cultural?

El cambio cultural de lo que hace a las instituciones pasa por el tema de la sensibilización de diferentes formas, haciendo intervención urbana como en Paysandú, o entregando folletería o llenado a un barrio para hacer una charla o haciendo capacitaciones o también estar con las orejas abiertas cuando alguien se te arrima y saber dónde tenés que derivarlo, tener un contacto fluido con las instituciones públicas en el sentido de quien le hace planteo. Ellos puedan acceder, ser el nexo es importante, pero que además también sean mujeres comprometidas, que cada uno de nosotros las identifiquemos con el tema.

Creo que eso es fundamental para el apoyo que realmente muchas veces en el tema de violencia, en el tema de inequidad, es fundamental para la otra parte que está buscando quién la asesore, quien la apoye, quien la contenga emocionalmente.

¿A la hora de actuar la justicia, también funciona como lo hace el sistema?

Por un lado, tenemos el tema legal, que es lo que tenemos en las leyes, es la realidad de los que los jueces aplican entonces quedan como muy marcados en lo que establece la normativa.

Y además pasa otra cosa, los profesionales, los universitarios, los técnicos de Derecho, los técnicos de la justicia, no estamos preparados, no tenemos una materia y en la carrera que sea de Género, como para que cada uno de nosotros también entendamos de lo que hablamos, y que cuando lo ponemos en la práctica en realidad sepamos de lo que estamos hablando.

Sin que eso interfiera en lo que es la justicia, pero si darle un enfoque, una argumentación que tenga que ver de esta igualdad de la que estamos hablando y eso no existe.

Participe el año pasado de la jornada feminista en cuanto uno de los problemas que se planteó fue que las carreras universitarias deberían tener en la currícula, la materia Género, para ir preparando a los profesionales en esta temática. Porque en realidad cuando uno va a un juzgado que generalmente son las 2 partes ,2 profesionales acreditando a cada una de las partes, sino tiene un enfoque de Género, a veces nos quedamos muy reglamentistas de lo que la normativa es, y eso muchas veces perjudica.

¿Cómo te gustaría que fuera la sociedad sanducera, en cuanto la aceptación de las luchas, en cuanto a cambio de lenguaje?

Me gustaría no solamente el tema del lenguaje, sino que nos resultarán más fáciles todos los temas y todas las tareas que hacemos las mujeres. Me da la sensación que cuando una mujer se propone hacer algo, es como que tiene que dar todos los días una prueba para demostrar que es capaz de lograr una meta cuando al varón no se lo pone en esa prueba.

En ese ejercicio de tener que demostrar su capacidad y eso se vive en diferentes niveles, no importa el lugar que estén ocupando, pero en realidad siempre es mucho más el esfuerzo que se le pide a la mujer. También sé que la mujer, es la persona que más milita, es más comprometida en diferentes áreas, de organizaciones sociales, de sectores políticos, pero también no le resulta fácil y a veces por una misma, se relega o a veces en realidad porque no se le da el espacio de ocupar determinados lugares donde, se daría un plus con la parte emotiva, que muchas veces nos diferencia de los varones. Incluso porque los varones fueron criados de que las emociones no deberían de mostrarse como lo muestran las mujeres. No estoy diciendo de que seamos mejores, estamos diciendo de que está cultura, nos enseñó de que las mujeres lloramos y los varones no lloran, a que las mujeres decimos lo que sentimos y los varones se lo guardan, y creo que no es así.

Creo que tenemos que ser una sociedad realmente igualitaria donde cada uno expresemos lo que sentimos. Siento que me encantaría vivir en una sociedad donde realmente cada uno nos desempeñamos de la misma forma y que nadie exija más, y que tampoco cuando uno o una se está quejando de alguna cosa se nos tilda de "loca" "estética" "está con el periodo" entonces tenés que bancártela y no es así.

Creo que tenemos un espacio que nos hemos ganado las mujeres, que lo fundamental es el respeto entre los varones y las mujeres.

En cuanto a que vamos a llegar a unos años, creo que esto se le debe a esta lucha, a los colectivos feministas y creo que es fundamental continúen este trabajo. Y que las organizaciones sociales también se involucren, y también así las instituciones públicas sepamos que los interlocutores son los colectivos. Nosotros cuando empezamos en la Intendencia nos propusimos promulgar , fomentar que los colectivos funcionen en nuestro departamento, por ejemplo el colectivo Afro no existía y para nosotros como institución, no hay nada mejor que poder tener como interlocutor a una organización conformada , porque es mentira que nosotros podemos estar imponiendo determinada política, si no tenemos del otro lado un sujeto que esté involucrado y realmente sepa cuáles son sus derechos y que hagamos un intercambio.

No importa si en ese intercambio discutimos, peleamos, va a llegar a un punto en que en realidad nos vamos a poner de acuerdo y van a ver cosas en la que no, pero cada uno tiene un roll y un roll diferente y me parece que es la única forma que nosotros como sociedad podemos salir adelante, es realmente con colectivos fortalecidos y con instituciones comprometidas.

Hay una muestra que se está haciendo en Casa de Cultura, con respecto a Violencia de Género.

 

La muestra que se está llevando en Casa de Cultura se llama "Toca mi piel". Es una muestra fotográfica que el artista, lo que hace es recorrer diferentes hogares donde las mujeres fueron víctimas de violencia de Género. Se trata de una foto por departamento, donde lo que hace luego de tener una entrevista con la familia, es lograr tener alguna prenda o algún accesorio que la víctima utilizaba, colocarlo en la pared de una habitación o en el colchón donde la mujer fue asesinada y ahí toma esa foto (a la foto no se le incorpora luz, queda tal cual está la habitación)

En estos casos, la familia se abre mucho, reflexionamos mucho de evitar que se llegue a la muerte, estamos todos muy encima de esas situaciones, en el momento en que se produce pero también pasa que en la medida que el echo sucede, transcurre los días, luego pasa otro caso u otra situación y dejamos de pensar o estar con la familia de la víctima (llamémosle hijos, llamémosle madre o hermana y en realidad es muy importante)

Nosotros estuvimos presentes con una familia de víctima de violencia en Paysandú y fue muy conmovedor ver cómo se sostienen, cómo es importante que aún se los mantengan visualizado, cómo esa situación, y creo que como sociedad nos enfrenta a una realidad y flagelo que nosotros queremos eludir, pero que en realidad sigue siendo importante.

En lo que va de este año, Uruguay lleva más de 20 víctimas de violencia de Género, eso nos está dando una idea de que a fin de año va a ser mayor (las víctimas) que el fin de año pasado. Quiere decir que todo lo que se habló sobre sensibilización, capacitaciones, de estar todas las instituciones hablando sobre el tema, tocándolo en los medios de prensa, en realidad no alcanza, tampoco está por fuera de lo que es la globalización que tenemos en el tema violencia.

Pero creo que tenemos que ver el feminicidio es un homicidio que en realidad nos marca como sociedad, nos sigue marcando cómo esa desigualdad que sigue existiendo y ese dominio del varón sobre la mujer.

Nota: Martin Soffia

Colaboración: Diego Medina- Gisella Figueira