Todas las formas de corrupción política

Escuché con atención la conferencia de prensa que realizaron el miércoles los dirigentes de ADEOM Lavalleja. Confirma las sospechas –por no decir certezas—de muchos de los ediles sobre la presión indebida que se hace sobre los funcionarios desde el aparato político que domina la Intendencia. 
 
Explicaron con claridad las violaciones al Estatuto que terminaron definiendo las nuevas incorporaciones al presupuesto, sin que los perjudicados por los puntajes hayan tenido ocasión de hacer los reclamos correspondientes. 
 
Sobre eso realicé hace más de un mes un pedido de informes. Como pasa siempre que lo que se pregunta vale la pena: no hubo respuesta, aunque la Constitución obliga al intendente a enviar los datos solicitados en un plazo de 20 días.
 
Que no se respeta la carrera funcional y los jerarcas de la IDL se manejan por amiguismo y clientelismo político es conocido desde hace décadas en Lavalleja. 
 
La forma más abominable de ese sistema corrupto es el de los zafrales, que la gente conoce como “changas”. Todos los meses tienen que ver si les renuevan el contrato, que es además miserable,  ya que cobran por debajo del salario mínimo. Inestabilidad permanente, que fomenta una dependencia extrema de los caprichos de los dirigentes políticos ubicados en los cargos de confianza de la IDL.
 
En la citada conferencia se dijo que se instó a los changas –bajo amenaza de que no trabajarían el mes que viene—para que acompañaran a la doctora Peña en los ómnibus que salían para Montevideo a la conferencia de prensa en la que volvió a reconciliarse con el senador y pre candidato presidencial Jorge Larrañaga. Además, no se les descontó la parte del jornal no trabajado por participar en esa actividad político partidaria. Lo pagó el presupuesto de la IDL. Todas las formas de corrupción política en una sola jornada.
 
Edil Julián Mazzoni
1001 – Frente Amplio