Hacia el cuarto gobierno, con el programa del FA, y un FRENTE AMPLIO unido

  • Publicado en Artigas

Si bien estamos muy lejos de las próximas elecciones presidenciales, ya sobrevuela el ambiente pre-electoral. Los distintos candidatos de los distintos partidos políticos ya se empiezan a perfilar, y como es de costumbre nos debatimos entre dos opciones de país.

 Por un lado, la restauración del neoliberalismo, como está pasando en nuestra querida América Latina, por el otro, seguir con un gobierno progresista avanzando en democracia con el compromiso de lograr cambios profundos para hacer una sociedad más justa.

Como es sabido, los partidos tradicionales, utilizan todos los medios masivos de comunicación con el fin de hacer una campaña de desprestigio contra nuestra fuerza política, o contra algunos de nuestros representantes. Tal es el caso del ministro Bonomi, del cual han hecho un vil análisis de su desempeño y estableciendo una frase burlesca que resuena en todas partes ¡Renuncia Bonomi!, desconociendo que el problema es propiamente de la sociedad en la que vivimos y de causas estructurales mucho más complejas. Asimismo, han saliendo a decir que los planes sociales para una madre que es subsidiada debido a su situación de vulnerabilidad social, son gastos excesivos, o que, de ganar las elecciones, van a suspenderlos, al igual que la ley de responsabilidad penal.

Es por eso que de cara al congreso programático que tiene el FA en noviembre, debemos además de la elección de los candidatos hacia las internas o un candidato único, fortalecer nuestro programa de gobierno 2020- 2025 y seguir avanzando en democracia, en profundizar los cambios sociales que traemos desde nuestro origen, en donde los más necesitados tengan acceso a más oportunidades. Donde la educación tenga más presupuesto, seguir mejorando nuestro sistema integrado de salud, potenciar la inversión pública, entre otras cuestiones.

Con respecto a los candidatos, se manejan una variedad de nombres, algunos se bajan otros que se quieren subir a la discusión. Ahora bien, la cuestión como lo decíamos antes, es necesario que la o el candidato transite por el camino del programa del Frente Amplio que debe profundizar los cambios. En cuanto a la pregunta ¿estamos preparados para un presidente de clase trabajadora? En este sentido no negamos la posibilidad, pero al mismo tiempo, somos cautos y esperaremos ver qué sucede llegado el momento. A sabiendas que lo que debe primar en esto es la Unidad de la fuerza política para salir a disputar el cuarto gobierno.