José Ramón Abreu - 17/04/72 -

Datos personales

Edad: 38 años. 

Fecha de nacimiento: 07.04.1933.

Lugar: Nacionalidad: Uruguaya. Estado civil: Casado. Hijos/as: 4.

Ocupación: Metalúrgico, trabajaba en la sección moldeo de Nervión.

Militancia política: Partido Comunista (PC), Frente Amplio (FA).

Militancia gremial/sindical: Unión de Trabajadores del Metal y Ramas Afines (UNTMRA), Convención Nacional de Trabajadores (CNT).

Fallecimiento Fecha de muerte: 17.04.1972.

Lugar: En la puerta de la Ferretería situada en los alrededores de la Seccional Nº 20 del Partido Comunista, en Avenida Agraciada N° 3715 casi Valentín Gómez, Paso Molino.

Circunstancia: Su muerte se produce en la puerta de la Ferretería, cercana a la Seccional N° 20, producto de las dos heridas de bala recibidas durante el operativo represivo desplegado por las Fuerzas Conjuntas. La información proveniente de la autopsia –leída por el legislador Rodney Arismendi en la Sesión de la Asamblea General del 12 y 13 de mayo de 1972- señala que la primera herida lesionó el pulmón provocando hemorragia interna y la segunda lesionó pulmón y médula espinal provocándole parálisis en las piernas, su muerte no fue instantánea.

Los hechos acaecidos el 17 de abril de 1972, no fueron hechos aislados, muy por el contrario, parecen ser el corolario final de una serie de eventos de vigilancia, seguimiento y represión en contra del Partido Comunista. Es así que desde el 14 de abril comienzan a sucederse una serie de episodios que advertían lo que sucedería tres días después.

Ese mismo día, un comando parapolicial ingresa al local central del Partido Comunista –ubicado en la calle Fernández Crespo N° 1720-, ametrallando con balas de fogueo y provocando destrozos, en momentos en que estaba prevista una reunión de Organización, Finanzas y Propaganda19.

El diputado comunista Wladimir Turiansky quien estuvo en ese momento, afirma sobre los sucesos del local de Fernández Crespo: “fue una acción premeditada y planificada” que tenía como objetivo provocar una reacción violenta del Partido Comunista. “La masacre iba a ser allí pero sucedió dos días más tarde en la 20. Los dos operativos tuvieron iguales características y la misma justificación”

El día 16 de abril son atacadas, en la madrugada, dos Seccionales del Partido Comunista, según la información reproducida en el diario El Popular “el Seccional “Sur” fue baleado en la madrugada en tanto que efectivos de las “fuerzas conjuntas” destrozaron elementos de propaganda en el Seccional 11 de 8 de octubre y Marcos Sastre”21 .

También el mismo 16 de abril el local de la Seccional N° 20 del Partido Comunista es allanado en dos oportunidades por las Fuerzas Conjuntas: una en horas de la mañana (siendo esta la primera vez que ingresan integrantes de las FF.CC.) y otra, sólo 3 horas después. En esta ocasión detienen aproximadamente a 10 militantes que se encontraban en el local y Luis Alberto Mendiola (funcionario del Partido Comunista. Secretario de Prensa y Propaganda de la Seccional N° 20) queda adentro en calidad de “emplazado”.

La orden del Partido Comunista es la de que “nadie puede entrar ni salir del local”. Jorge Mazzarovich, secretario general de la UJC, recorre durante todo el día -16 de abril- los locales del Partido para ver en qué situación se encontraban. En horas de la tarde arriba a la Seccional N° 20 y en diálogo con Mendiola éste le pide que se retire. En estas circunstancias el Partido Comunista da la orden de que ningún militante vuelva a la Seccional, “el responsable de comunicar la decisión es Polo [Tomás González], de la Comisión Central de Autodefensa”. Ya que según tenían entendido “la 20 estaba vigilada”.

Esa misma noche, se producen trece atentados en la ciudad de Montevideo. Con bombas de plástico y ráfagas de metralleta se atacan las casas de los abogados Gonzalo Navarrete, Alejandro Artuccio, Carlos Martínez Moreno, del profesor Jorge Ares Pons y del director del semanario Marcha, Carlos Quijano. También son atacados locales del Frente Amplio, la casa de Juan José Crottogini (candidato a la vicepresidencia por el Frente Amplio), la casa del disc jockey Elías Turubich, la imprenta Alborada, y la Iglesia Metodista que un comando del MLN-T había ocupado el 14 de abril para disparar sobre Armando Acosta y Lara.

Al día siguiente, el 17 de abril se produce un violento incidente en el interior y en los alrededores del local de la Seccional Nº 20 del Partido Comunista (ubicado en la Avenida Agraciada N° 3715 casi Valentín Gómez, en el Paso Molino) en donde mueren 8 militantes del PC.

La zona estuvo rodeada por integrantes de las Fuerzas Conjuntas –varios mencionados anteriormente- quienes fueron los que estuvieron a cargo del operativo.

Según los vecinos, el operativo se había ido preparando durante todo el día. Ricardo Pallares, Omar Mesa, Esteban Belián e Indalecio Buño, entre otros, mencionan que hubo apagón en el barrio y que se montaron ratoneras en las casas linderas. A la medianoche, militares detienen a todos los espectadores que salen de la última función del cine Alcázar ubicado muy cerca de la Seccional Nº 20.

De esta forma y con efectivos militares y policiales por todas partes, comienzan los ruidos de sirenas y los sonidos de disparos; generándose el caos y la confusión (varios de los efectivos que van llegando con posteridad al inicio del operativo definen no disparar debido a la alta confusión que presentaba la escena con cantidad de militares y policías de civil que había). Los militantes del Partido Comunista que se encontraban en la Seccional comienzan a ser atacados con disparos, cayendo heridos a medida que avanzaba la noche.

El diputado Jaime Pérez describió la forma en que fueron ultimados los ocho comunistas, “los dos primeros en salir fueron baleados y trasladados al Hospital Militar junto con Busconi; uno de ellos, Héctor Cervelli, falleció a los once días; el otro, José Antonio Machado, salvó su vida pero quedó con un proyectil en la base del cráneo”. De esta manera José Machado ve caer a Cervelli, que se encontraba adentro del local cuando ocurren los hechos: “En ese momento siento disparos y veo caer a Cervelli e inmediatamente siento un golpe en la cabeza y a partir de ese momento no se más nada, hasta el otro día en que me desperté en el Hospital”. Omar Mesa, vecino de la zona, ve cómo iban matándolos a medida que salían, Jaime Pérez informa: “dos fueron baleados por una persona vestida con un buzo amarillo; otros dos fueron acribillados en la esquina diagonal del local donde se encuentra lo que se conoce como el “edificio de la Junta”. A otros tres les hicieron cruzar hasta la mitad de la avenida Agraciada y les dijeron: “¡Corran, comunistas putos!” y cuando llegaron a la vereda fueron ametrallados frente a la ferretería Diano. “El Popular” afirmó que Raúl Gancio murió desangrado detrás de un murito frente a la ferretería, clamando durante horas por un médico”

Sobre las 03.00 am, llegan dos ambulancias de Salud Pública, con personal médico que se ofrece a atender a los heridos. Los oficiales al mando del operativo no les permiten acercarse hasta las 07.30 am, cuándo los heridos ya han fallecido. A su vez, el Coronel Aníbal Machitelli, actuando como Juez militar, ordena el traslado de los siete muertos a la Seccional Nº 18 de Policía.

Cinco de las víctimas murieron en el lugar de los hechos sin que existiera ningún tipo de asistencia médica. Según el artículo de Rodríguez y Verdú, hay referencias que señalan que los cuerpos de Ricardo Walter González y de Luis Alberto Mendiola, fueron trasladados al Hospital Central de las Fuerzas Armadas “pero las naturalezas de las lesiones sugiere que estaban sin vida en momentos de ordenarse el traslado” de todos modos “no consta el ingreso de ninguno de ellos al Hospital Militar”

Durante el operativo son asesinados: José Ramón Abreu, Elman Milton Fernández, Raúl Gancio Mora, Ricardo Walter González, Rubén Claudio López, Luis Alberto Mendiola, José W. Sena y Héctor Cervelli quién fallece el 28.de abril del mismo año en el Hospital Central de las Fuerzas Armadas.

Son detenidos además: José Machado (herido), Ernesto Fernández Ferreira y Enrique “Vintén” Rodríguez Villalba.

También fallece, dos años después, el 31 de enero de 1974, a consecuencia de heridas recibidas en el lugar de los hechos, el capitán del Ejército Wilfredo José Busconi Brum en el Hospital Central de las Fuerzas Armadas.

El expediente judicial iniciado deja en evidencias varias contradicciones, las que fueron señaladas por el Fiscal Militar de 2do. Turno, Cnel. Luis J. González, el 27 de junio de 1972 en el informe que envía al Juzgado Militar de Instrucción de 1er Turno. El Fiscal señala que de las distintas declaraciones de los militares que participaron del operativo surgen contradicciones y relatos confusos “cuyo esclarecimiento se considera necesario a fin de disponer de los elementos de juicio capaces de permitir se llegue a conclusiones concretas”

El Fiscal indica que, por ejemplo, no hubo acuerdo sobre el modo en el que hieren al Capitán Busconi, mencionando que algunos relatan que fue herido de bala al intentar ingresar al local, mientras que otro soldado afirma que sucede en momentos en que se encontraba recostado en un árbol.

Quién estuvo al mando de la operación y quién era el responsable de la misma fue otras de las interrogantes. Son varias las afirmaciones que mencionan el desconocimiento o la confusión sobre quién o quiénes dirigían . Ello motiva el cuestionamiento del Fiscal y el pedido al Juez de que se indague al respecto. Dicho cuestionamiento amerita notas al Comandante en Jefe del Ejército.

Asimismo varios declarantes indicaron la alta confusión que se produjo en el operativo, llegando incluso a no efectuar ninguna acción al desconocer desde donde partían los disparos y quiénes los efectuaban.

Por otro lado -y con respecto a los relatos producidos luego de los hechos- las informaciones son disimiles, confrontándose los dichos oficiales, con las denuncias realizadas por los parlamentarios de izquierda, los testigos de la zona y algunos medios de prensa.

La versión proporcionada por las Fuerzas Conjuntas es confrontada y rebatida por diversos parlamentarios, entre ellos por: el senador Enrique Rodríguez (PC, el 17 y 18 de abril de 1972 ante la Cámara de Senadores), el diputado Jaime Pérez (PC, el 2 de mayo de 1972 ante la Cámara de Representantes), los senadores Juan Pablo Terra (PDC) y Amílcar Vasconcellos (Partido Colorado), el diputado Rodney Arismendi (PC en las sesiones de la Asamblea General del 12 al 15 de mayo de 1972) los que indicaron otras explicaciones a los hechos acaecidos. Algunas de estas declaraciones señalan la falsedad del contenido del comunicado de las Fuerzas Conjuntas en el que -por ejemplo- equivoca horarios, direcciones, cantidad de personas, reafirmando, además, el hecho de que el Partido Comunista no utiliza armas, ni está adherido a la vía armada, por lo que no hay forma en que se le adjudique un enfrentamiento cuando nunca antes protagonizó ninguno.

Descargue la información completa en versión PDF al final de la publicación 

Modificado por última vez enMartes, 28 Marzo 2017 20:09