PCU

Switch to desktop

11 propuestas tributarias para la Rendición de Cuentas Destacado

El miércoles se realizó en el PIT-CNT la "Jornada por una Rendición de Cuentas para el desarrollo económico con justicia social", convocada por el Centro de Estudios y Formación Sindical, José D´Elia, del SUNCA. En el marco de la misma se presentó un documento con 11 medidas tributarias surgido del trabajo de 3 meses de un grupo de economistas.

EL POPULAR dialogó con el economista Jorge Notaro sobre la iniciativa y sobre las propuestas.

- ¿Cómo surge la iniciativa de elaborar una propuesta que tiene que ver con la tributación a partir de un grupo de economistas y el SUNCA?

El punto de partida es del Centro de Estudios y Formación Sindical José D'elia, del SUNCA, que dirige Claudio Iturra, donde hay un economista como asesor, Pablo Messina, y dirigentes sindicales como Iván Haffinger y Federico Stenhairt en la dirección. Desde allí se tomó la iniciativa de empezar a mantener conversaciones con integrantes de la academia. Dentro de esas conversaciones, Iturra comenzó a invitar a Alfredo Falero, Sociólogo de la Facultad de Ciencias Sociales. Definimos que era importante comenzar a estudiar al poder económico, porque se ha investigado mucho a los pobres pero nadie investiga los ricos. La Universidad no investiga al poder económico; sobre esa idea se conversó con el pro-Rector de Extensión Humerto Tomassino, y allí se formó un equipo para investigar el poder económico con apoyo de Extensión Universitaria, coordinado por Alfredo Falero y la colaboración de otros integrantes de la Universidad de la República.

En esas conversaciones surgió la idea de que, al acercarse la Rendición de Cuentas, la última del segundo gobierno del Frente Amplio, que era un tema que estaba muy quieto, muy callado, y al mismo tiempo podía ser objeto de distintos puntos de vista, entonces surgió la idea de tratar de formar un grupo para elaborar ideas que se puedan poner en discusión.

Por esa iniciativa del Centro, empezamos el 4 de febrero, hicimos muchas consultas, nos dio un buen apoyo con gran disposición el director del Departamento de Estudios Económicos de la DGI, el economista González Amiribia, al que recurrimos para pedirle información, obviamente con información que es pública. El resultado de este trabajo es analizar cómo se podría aumentar la recaudación con pequeños cambios en el sistema tributario, dirigidos a gravar más los ingresos de la propiedad, del capital, de los medios de producción; y al mismo tiempo se podría gravar menos los ingresos del trabajo.

El resultado es un documento y se decidió ponerlo a discusión con otras organizaciones sindicales y populares para tener una percepción de como se ve esta propuesta desde otros actores del campo popular. Así se decidió convocar a la "Jornada por una Rendición de Cuentas para el desarrollo económico con justicia social".

- ¿Cuáles son las propuestas del documento?

Hay dos grandes líneas, por un lado estimar como cambiando algunos impuestos se podría recaudar más, ya sea con el Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas, con derogar la exoneración del Impuesto al Patrimonio a los inmuebles rurales, derogando la exoneración del impuesto de ANEP a los inmuebles rurales, o estableciendo un impuesto a lo que en la balanza de pagos se denomina “egresos de moneda extranjera”; y por otro lado cómo se podrían bajar los impuestos a los ingresos del trabajo, aumentando el mínimo no imponible del Impuesto a la Renta de las Personas Físicas, aumentando las deducciones. Por ejemplo, que la deducción por hijo podría ser equivalente al valor de la línea de pobreza, que se podría deducir todo el alquiler y no solamente la mitad. Esto, en el contexto de que, primero, desde que se aprobó la reforma tributaria que entró en vigencia en el año 2007, la postura del equipo económico fue decir que era el primer paso, que tenemos que asegurarnos una buena recaudación porque si no la reforma fracasa, pero que hay muchos aspectos que podrían hacer que la reforma tenga un resultado mucho más justo, y por ser muy complejos, muy inciertos, en aquel momento no se podían incluir. Esta idea fue ratificada por el ministro Fernando Lorenzo, en el Comité de Base Cuaró del FA, el decía que si alguien creía que la reforma tributaria está terminada, está completamente equivocado, porque es un proceso. En segundo lugar, la reforma tiene como objetivo una mayor equidad, es decir, que paguen más los que tienen más ingresos y más propiedad. También tiene como objetivo estimular las inversiones, la eficiencia, recaudar con bajo costo en la gestión de los impuestos. Este equipo trabajó compartiendo esos objetivos. Dentro de este proceso, algunos cambios pueden acercar al gobierno del FA a cumplir tales objetivos.

Otro de los aspectos  que se discuten en este documento son las exoneraciones que otorga la ley de Promoción de Inversiones, se propone revisar la ley, considerando que es demasiado generosa, por ejemplo se le ha dado exoneraciones al estudio De Posadas para que construya una nueva oficina; a Farmashop, que está cuestionando la existencia de las pequeñas farmacias de barrio. Nos parece que la ley es poco selectiva y se tendría que focalizar mejor. Le debemos dar exoneraciones a los actores sociales que nos preocupan, por ejemplo ayudar a los pequeños productores rurales y no dar exoneraciones a otras inversiones que no son prioritarias para el país.

¿Hay una estimación de cuánto podría aumentar la recaudación con esta propuesta?

Hacemos una estimación parcial de cada uno de los cambios y advertimos que la propuesta está abierta a la discusión. No se propone que se apruebe todo lo que se propone. Se advierte que no se debe hacer una suma del total -que daría unos 1.000 millones de dólares- porque el objetivo es mostrar un conjunto de impuestos, pequeñas modificaciones, discutir su compatibilidad con los objetivos de la reforma tributaria, de justicia, de promover las inversiones, de eficacia, y luego de esas discusiones que tome las decisiones el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo. Pero nos interesaba abrir ese abanico, y que, tanto las organizaciones sindicales como las organizaciones populares como FUCVAM, la Comisión Nacional de Fomento Rural, la FEUU y la ONAJPU dieran su opinión. Pero el documento que propone el Centro José D'elia es solo el punto de partida para reflexionar e intercambiar sobre estos temas que son de preocupación compartida y comenzar a mover la discusión sobre este tema en el movimiento popular, porque entendemos que no debemos dejar que estos temas se limiten al Poder Ejecutivo, el Ministerio de Economía y Finanzas o el Parlamento.  

Las medidas propuestas

Medidas que permiten analizar y elegir una o varias, para recaudar más con impuestos a los propietarios de medios de producción, al capital y sus ingresos

1. Si se aumenta el Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas de 25% a 30%, la recaudación aumentaría en US$ 235 millones.
2. Si los inmuebles rurales, excluyendo los de los productores familiares, vuelven a pagar el impuesto de primaria, la recaudación aumentaría en US$ 100 millones.
3. Si se elimina la exoneración de los inmuebles rurales del impuesto al patrimonio, se recaudarían entre US$ 80 y US$ 100 millones.
4. Si se crea un impuesto del 5%  sobre las partidas definidas como “egresos” en la balanza de pagos se recaudarían más de US$ 800 millones.
5. Con un impuesto a las exportaciones de soja y de madera (detracción) del 15% se recaudarían US$ 250 millones de dólares y con un 5% sobre la carne más la eliminación de la devolución de impuestos de 2% se recaudarían US$ 98 millones.
6. Con un aumento del impuesto a las importaciones de automóviles y teléfonos celulares de un 10% aumentaría la recaudación en US$ 68 millones.
7. Con un aumento de las tasas o de los bienes que pagan IMESI aumentaría la recaudación en US$ 100 millones.

Algunas medidas,  que permiten  elegir una o  varias, para cobrar menos impuestos a los ingresos de los trabajadores y los pasivos son:

1. Aplicar por parte del Poder Ejecutivo el aumento del mínimo no imponible en el IRPF aprobado por el parlamento, pasando de 7 a 8 BPC y mantener la diferencia entre franjas.
2. Establecer la deducción real del alquiler o del pago de cuotas de créditos hipotecarios y los gastos de ampliación, reciclaje y refacción en las viviendas, con un tope.
3. Incrementar el mínimo no imponible por cada hijo al equivalente del valor de la canasta que mide la línea de pobreza.
4. Exonerar del IVA las tarifas de UTE, ANTEL y OSE a las familias que reciben la tarjeta Uruguay Social y a las que tienen un consumo mínimo a determinar en cada servicio, lo que asegura que la renuncia fiscal llegue a las familias.